La verdad sobre el cibersexo (1ª parte): Introducción

“El sexo sólo es sucio si se hace bien” (Woody Allen)

Con las entradas de blog pasa a veces como con los trinos de twitter, uno escribe algo profundo pensando que lo va a petar, algo a lo que el autor concede un valor incalculable por su afán didáctico y reflexivo, y el resultado es la más absoluta indiferencia por parte de los lectores. Sin embargo, posteriormente uno describe cómo se mete un algodón impregnado con vodka por el orto o en qué ángulo te potencia la Viagra, y el personal enloquece.

La moraleja es que el saber y el pensar aburren, mientras que el morbo vende. Así que, dado que mis estadísticas de acceso demuestran que sois unos morbosos sin redención, vamos a entrar de lleno en el mundo más morboso que hay dentro de las caretas sociales: el del sexo (hoy en día inentendible sin su correlato virtual, el cibersexo).

Como decía Oscar Wilde y ya hemos citado hasta la náusea por estos lares: “el hombre es menos sincero cuando habla por cuenta propia, dadle una máscara y os dirá la verdad”. Y como también hemos señalado, no hay mayor máscara que la que proporciona Internet, pues aunque el anonimato que facilita no es real, sí es lo suficientemente engañoso como para que la persona que está bajo su “dominio” así lo perciba y, por tanto, se comporte como si lo fuera.

A este respecto mueve bastante a hilaridad el comentario de quienes dicen que Internet no es el mundo real y que el personal confunde lo que existe con lo ficticio. Decía un viejo meme que si te metes en un chat de gatos, comportándote como un gato y queriendo relacionarte gatos, a lo mejor es porque tú eres un gato, quieres serlo o tienes intereses de gatos, por mucho que tengas apariencia de perro.

Es algo parecido a lo que podemos ver a diario los psicólogos, acostumbrados a observar la imagen social de ciertos sujetos interaccionando en un teatrillo perfecto donde todo es fachada y atrezzo, y donde las parejas pasean felices por la calle cogidas del hombro entre sonrisa y sonrisa, antes de quedar horrorizados por la crudeza de  la verdadera vida íntima que se esconde tras las bambalinas, y que te cuentan en consulta.

También recuerda en ocasiones a esos noticiarios truculentos donde la vecina sale a exponer sus primeras impresiones sobre el pederasta que acaban de detener en el piso de arriba y comenta aquello tan manido de: “pues era un vecino excepcional, quién iba a pensarlo con lo alegre que era y siempre saludando a todo el mundo”. Pues normal, señora, el problema de los monstruos es que no llevan tatuado en la cara la palabra “psicópata” o “pederasta”, más bien al contrario, les interesa pasar desapercibidos al ser conscientes de las barbaridades que cometen y de las consecuencias que puede tener ser descubiertos. Dicho de otro modo, el lugar más seguro para resguardarse de un grupo terrorista, es el bloque de edificios contiguo al suyo (y por aquello de que el suyo igual vuela en pedazos si yerran con el bombazo que están preparando).

Finalmente, y antes de comenzar a analizar la realidad que se esconde tras la pantalla, hay que considerar otro factor psicológico importante como es la negación (incluso la racionalización que en ocasiones se utiliza para justificar una negación), mecanismo de defensa que opera de forma generalizada cuando una motivación social básica, la de confianza, se ve alterada.

La motivación social básica de confianza es aquella que impele al ser humano a creer que vive en un lugar relativamente seguro donde su integridad física y psicológica no se ven alteradas. Este principio tiene su sentido, ya que en caso contrario la activación que generaría saberse permanente en peligro conllevaría un estado de ansiedad y miedo poco adaptativos que dificultarían mucho poder seguir adelante. El problema es que para mantener este tipo de principios básicos, a veces nuestra mente utiliza mecanismos de defensa como los señalados, ejemplo de lo mal diseñado que está en ocasiones nuestro software cognitivo.

Y claro, aplicándolo al caso que nos ocupa, esto se traduce en que será mucho más socorrido achacar antes las perversiones de un engendro a que Manolín es un perturbado mental (como los terroristas, hoy trastornados víctimas del capitalismo y la marginación social en lugar de hijos de puta a secas), que a pensar que nuestro médico, el profesor de nuestro hijo, nuestro fontanero, nuestro peluquero o el tío que nos vende la carne pueden disfrutar practicando según qué aberraciones o tener determinados impulsos, ejecutándolos en mayor o menor grado a la par que consiguen mantener, al menos durante un tiempo, una imagen de normalidad e incluso de afabilidad.

 

Salud y libertad…

[Continuará]

Aprovecho para solitaros colaboración cubriendo este cuestionario totalmente anónimo, que pretende estudiar de forma más científica el uso de este tipo de canales y contenidos, y no tardaréis más de 3 minutos en cubrir. Muchas gracias.

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo General, Psicología

Entendiendo la transexualidad (2ª parte)

“En un bosque se bifurcaron dos caminos, y yo… Yo tomé el menos transitado. Esto marcó toda la diferencia” (Robert Frost)

El segundo aspecto que conviene señalar es el referido a las causas y manifestaciones de la propia condición de transexual, pero dejando claro que hablaremos de estos puntos como una aportación con afán didáctico y no desde luego como una justificación ante las tonterías varias que expelen ciertos grupos homófobos.

Entre este tipo de grupúsculos es generalizada la idea de plantear la transexualidad como una decisión libre o incluso como un capricho, lo cual ya es estúpido per se desde su base. ¿Quién en su sano juicio se metería  en un procedimiento tan física y psicológicamente duro y costoso, con implicaciones biopsicosociales tan graves y cuyo desenlace social, desgraciadamente, solo te va a llevar a la incomprensión o la discriminación? Es obvio que nadie. Hay que estar muy seguro de lo que se va a hacer y tener una fortaleza física y mental a prueba de bombas para meterse en semejante jardín.

Las hipótesis más actuales sobre por qué se produce la transexualidad son las relacionadas con las descargas de testosterona en el período perinatal. La testosterona tiene efectos masculinizantes en el embrión e interviene en la formación de los órganos sexuales internos y externos. Ahora bien, entre el cuarto y el séptimo mes de embarazo existen ciertas descargas de testosterona relacionadas con el desarrollo del sistema nervioso central y su dimorfismo sexual.

Desde esta perspectiva, la transexualidad se explicaría por la acción o inacción de las hormonas en dicho sistema nervioso central, cuando estas ya han configurado la biología sexual del embrión. Imaginemos, por ejemplo, que se han producido las descargas de testosterona que han configurado unos órganos sexuales masculinos pero que no se produce la descarga prevista a la hora de configurar el sistema nervioso central. El resultado sería un cerebro femenino en un cuerpo masculino, lo que, por cierto, se parece sospechosamente a la cita tradicionalmente escuchada a personas en esta situación, que decían aquello de: “soy una mujer atrapada en un cuerpo de hombre” (y viceversa).

En este punto también es obligado mencionar las denominadas situaciones de indefinición sexual, que anulan de raíz el argumento de la identificación del sexo en función de la carga genética. Así, por ejemplo,  tenemos a personas con el síndrome de insensibilidad a los andrógenos (genotipo XY y cuerpo femenino), con el síndrome del conducto mülleriano persistente (genotipo XY y genitales externos masculinos, pero con genitales internos mixtos, tantos masculinos como femeninos), con el síndrome de Turner (genotipo X0. ¿A estos qué los consideramos según esta categorización genética: hombres, mujeres, tocadiscos?), etc…

Resumiendo, que apreciando la complejidad del fenómeno ya podemos ver que la identidad sexual no es algo que pueda reducirse a algo tan simple como tener un determinado genotipo o tener o dejar de tener colita.

Finalmente y en tercer lugar, otro aspecto que ha generado polémica es el relativo a las campañas de difusión. Primero, la campaña: “hay niñas con pene y niños con vulva” y, posteriormente, su contraréplica: “los niños tienen pene, las niñas tienen vulva”.

Y aquí ha venido otro gran problema, uno que ha sido creado artificialmente en función de intereses de lobbies de ambos lados y en el que ha pesado muy poco pensar en el interés de los transexuales en general y de los niños con esta condición en particular.

Para entender este problema puede ser útil conocer la teoría lingüística de los prototipos. El lenguaje es una construcción categorial que se rige por un principio básico como es dar la máxima información con el mínimo coste (en este caso de palabras). En esta concepción las categorías son clases heterogéneas y no discretas, en las cuales habría algunos miembros más representativos de la categoría que otros. Por ejemplo, dentro del prototipo de mediocre, Pedro Sánchez o ZP serían ejemplos con máximo nivel de representatividad, mientras que Felipe González lo sería algo menos y Borrell no lo sería en absoluto. O dentro del prototipo de inútil, Rajoy sería un elemento con alto nivel de representatividad, mientras que Soraya, que es más lista que el hambre, no encajaría de momento en esta categoría.  Estos miembros más representativos de una categoría son pues los prototipos

Por otro lado, también existen niveles en el lenguaje en función de la generalidad y especificidad de la información que queremos transmitir. Por ejemplo, un nivel supraordenado que aporta información sobre una categoría general (fruta), un nivel ordenado que aporta una información más específica sobre aquello a los que nos referimos (manzana) y un nivel subordinado que establece un mayor nivel de concreción (golden). Vemos por tanto que podemos hacer referencia a un mismo concepto utilizando los tres niveles: una manzana golden es efectivamente una fruta, una manzana y del tipo golden, pudiendo utilizar cada concepto en función del grado de concreción que queramos darle a la información que nos interesa transmitir.

Funcionando así el lenguaje es pues absurdo pretender que un concepto pueda recoger todo el abanico de posibilidades específicas que lo definan. Más bien al contrario, utilizaremos un concepto genérico, teniendo en cuenta que cada elemento formará parte del mismo por compartir unas características semejantes, pero también asumiendo que posee unas características concretas que lo diferencian de los demás.

Así, en base a esos prototipos, los niños tienen una serie de rasgos, entre ellos algunos de carácter biológico, y las niñas otras. Pretender invertir estas características es desde el punto de vista lingüístico una estupidez y desde el punto de vista social una inutilidad, porque ni la sociedad tiene interés alguno en conocer la verdad sobre cómo funciona el lenguaje ni, en la mayoría de los casos, saber qué define a los niños transexuales, pues vivimos en una sociedad que mayormente, y al margen de imposturas, se preocupa de su propio culo y se rige por conocimientos superficiales que buscan solo contrastar el conocimiento previo, incluido sus prejuicios, sin mucho esfuerzo.

Así que lo que ha hecho la primera campaña pretendiendo acudir a una diferenciación tan específica, aun pudiendo ser cierta, es hacer un flaco favor a la causa, favoreciendo por el contrario una contra-campaña interesada en difundir ideas homófobas, a la que jamás se le habría dado la difusión que se le dio de no ser por ello.

Y es que, en efecto, hoy hay una cierta tendencia a querer que el lenguaje abarque la individualidad de cada uno cuando precisamente está construido para abarcar aspectos generales. Más hoy en día, cuando hay un estúpido complejo antihegemónico, en el que parece que si uno no se es miembro de una minoría, es directamente un cabrón fascista, aspecto que hay que agradecer a políticos mediocres e inútiles (ver prototipos) y a buenrollistas en general de intelecto muy limitado.

Salud y libertad…

1 comentario

Archivado bajo Psicología

Entendiendo la transexualidad (1ª parte)

“Tu tiempo es limitado, de modo que no lo malgastes viviendo la vida de alguien distinto” (Steve Jobs)

El verdadero bus de Hazte Oir

Tras llegar el parón de trabajo estival y retomar los contenidos del blog, estaba pensado en un tema adecuado para tratar, especialmente teniendo en cuenta que hace mucho que no me meto en una buena polémica y que como es sabido tengo cierta inclinación a lanzarme al fango de cabeza. Así que he pensado, ¿qué tema puede, tratado de forma más o menos seria y rigurosa, cabrear por igual a los fanáticos de un lado y a los buenrollistas de lo políticamente correcto por el otro, con el fin de dar un poco de vidilla a este insípido verano? Y allí, a lo lejos, mientras la avioneta de hazme reír pedía los permisos de despegue, lo vi: el tema de la transexualidad.

De hecho, es un tema lo suficientemente complejo como para que se pueda realizar una entrada con afán didáctico y permita a la par desarmar los argumentos peregrinos de quienes hablan de él gritando mucho y sabiendo poco. Por eso, parece apropiado que, en primer lugar, definamos qué se entiende por transexualidad.
Desde el punto de vista sanitario y psicológico la transexualidad es una condición técnicamente llamada disforia de género (en el DSM V, manual al cual yo no me acerco ni con un palo), o trastorno de la identidad sexual (según el DSM IV-TR), que se caracteriza por:

A. Identificación acusada y persistente con el otro sexo (no sólo por el deseo de obtener las supuestas ventajas relacionadas con las costumbres culturales).
En los niños el trastorno se manifiesta por cuatro o más de los siguientes rasgos:
1.- Deseos repetidos de ser, o insistencia en que uno es, del otro sexo,
2.- En los niños, preferencia por el transvestismo o por simular vestimenta femenina; en las niñas, insistencia en llevar puesta solamente ropa masculina.
3.- Preferencias marcadas y persistentes por el papel del otro sexo o fantasías referentes a pertenecer al otro sexo.
4.- Deseo intenso de participar en los juegos y en los pasatiempos propios del otro sexo.
5.- Preferencia marcada por compañeros del otro sexo
En los adolescentes y adultos la alteración se manifiesta por síntomas tales como un deseo firme de pertenecer al otro sexo, ser considerado como del otro sexo, un deseo de vivir o ser tratado como del otro sexo o la convicción de experimentar las reacciones y las sensaciones típicas del otro sexo.
B. Malestar persistente con el propio sexo o sentimiento de inadecuación con su rol.
En los niños la alteración se manifiesta por cualquiera de los siguientes rasgos: En los niños, sentimientos de que el pene o los testículos son horribles o van a desaparecer, de que sería mejor no tener pene o aversión hacia los juegos violentos y rechazo a los juguetes, juegos y actividades propios de los niños; en las niñas, rechazo a orinar en posición sentada, sentimientos de tener o de presentar en el futuro un pene, de no querer poseer pechos ni tener la regla o aversión acentuada hacia la ropa femenina.
En los adolescentes y en los adultos la alteración se manifiesta por síntomas como preocupación por eliminar las características sexuales primarias y secundarias (p. ej., pedir tratamiento hormonal, quirúrgico u otros procedimientos para modificar físicamente los rasgos sexuales y de esta manera parecerse al otro sexo) o creer que se ha nacido con el sexo equivocado.
C. La alteración no coexiste con una enfermedad intersexual.
D. La alteración provoca malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo.

 

En definitiva, lo que viene siendo prescindiendo de toda esta parafernalia, querer tener el sexo opuesto a aquel que nos define por nacimiento (o siendo más preciso, a aquel con el cual nos han definido en función de las categorías sociales establecidas).

Sin embargo, más allá de la propia condición, hay algunos conceptos asociados que son más complejos de lo que pueden parecer a simple vista y que constituyen una parte central de la polémica, por lo que será en los que nos centremos ignorando otros aspectos secundarios: el concepto de enfermedad, la causa de tal condición y el uso de un lenguaje interesado que ha dado lugar a enfrentadas campañas.

Pibón, se mire como se mire

El primer aspecto que conviene analizar sobre este asunto, y que ya genera los primeros sarpullidos es sobre el propio concepto de patología o enfermedad. Y realmente esta es una discusión o excesivamente técnica como para un debate social o tan absurda que solo pretende asentarse desde el plano de menospreciar al diferente.
Desde un punto de vista técnico, el concepto dogmático de enfermedad o patología es bastante irrisorio especialmente en el ámbito psicológico, porque aunque socialmente se entienda como una verdad de fe, lo cierto es que este ha hecho más que aguas a lo largo de la Historia. Así, en el campo de los trastornos mentales, como señalan Belloch et al. “en muchas ocasiones la cualificación de algo como psicopatológico no responde a criterios científicos, sino más bien a otros de naturaleza ética o moral, de tal modo que todo aquello que contraviene la ética dominante, puede ser caracterizado legítimamente como psicopatológico” (2008, 36)*.

A este respecto, y con el fin de priorizar el razonamiento sobre los dogmas sociales establecidos siempre incluyo el ejemplo en mis clases de la drapetomanía, que es la supuesta enfermedad mental que se les achacaba a los esclavos negros que querían escapar a toda costa o que se negaban a aceptar su condición de esclavos, y que se manifestaba en un estado de ansiedad que les impulsaba a querer escapar de las plantaciones. Sí, así es, esto fue aceptado como conocimiento científico y como enfermedad en un momento determinado de nuestra Historia.

Desde un punto de vista humano, por otro lado, es realmente irrelevante debatir sobre si la transexualidad es una enfermedad o no. Es una condición que genera un malestar a la persona que se encuentra en esa situación y, por tanto, esto ya es razón suficiente para justificar una intervención psicológica. A consulta pueden venir cientos de personas con múltiples problemas clínicos o no clínicos, pueden llegar pacientes con depresión (endógena o exógena), con distimia o, sencillamente, con un sentimiento de insatisfacción hacia su vida,queriendo reorientar su camino. Son problemas que requieren una intervención, pero en los que hablar de enfermedad con el fin de igualar ésta a no seguir la norma, carece de sentido más allá de la mala intención. Es como si tuviéramos que determinar la enfermedad o no de un niño con 5 suspensos que viene a consulta. Es absurdo, tiene un problema y viene a buscar una solución.

Sin embargo, esta categorización sí tiene una importante connotación en el ámbito de las prestaciones sanitarias, y por eso creo que en este punto se equivocan ampliamente los colectivos LGTBI. El tratamiento hormonal y no digamos ya el quirúrgico es largo, caro y problemático. El hecho de que se considere el trastorno de identidad sexual como una enfermedad, permite incluir esta parte del tratamiento como una prestación sanitaria a cargo del erario público. Eliminar la concepción patológica está dando una vía por explotar a los integristas para eliminar el tratamiento gratuito, porque, ¿cómo se justificaría una intervención tan cara si no existe tal enfermedad? Es complicado, y por eso quizás sea preferible hablar de patología, entendiendo por tal concepto cualquier situación que genera malestar o complicaciones a una persona y que, por tanto, requiere una intervención, ya sea médica o psicológica.

Salud y libertad…

Continuación 2ª parte

*Belloch, A., Sandín, B., y Ramos, F. (2008). Manual de Psicopatología (vol. I). Madrid: McGraw Hill.

Deja un comentario

Archivado bajo Psicología

Idiocracia en los partidos políticos

“Existen dos maneras de ser feliz en esta vida, una es hacerse el idiota y la otra serlo” (Freud)

Hace unos días vi por sugerencia de un amigo la película “Idiocracia”, una absoluta genialidad muy recomendable del mundo friki, cuyo argumento narra la vida de un sujeto medio inútil y una prostituta que, producto de un experimento militar, despiertan 500 años en el futuro. El problema es que ese futuro, nada descartable por cierto, ha favorecido evolutivamente a los más imbéciles. ¿Por qué? Fácil. Mientras los científicos y la gente inteligente estaban absorbidos por su trabajo y eran conscientes de las dificultades de traer hijos al mundo, los más cretinos, que no reparaban en las consecuencias de sus actos ni tenían el más mínimo tipo de responsabilidad, procreaban sin parar, lo que había logrado en 500 años, favorecer genéticamente la estupidez como rasgo dominante. Así que al llegar ese momento, nuestro amigo el cretino, un mediocre y simplón de manual, se había convertido en el hombre más inteligente del planeta, básicamente porque sabía introducir cuadrados en huecos con forma de cuadrado y círculos en su recipiente correspondiente.

 

La hilaridad de la película en cuestión no fue nada comparada con la equivalente producida al ver el resultado de las primarias del PSOE, donde por tercera vez, se pudo apreciar que la idiocracia ha llegado para instalarse en el seno de los partidos políticos.

La primera vez que se pudo observar este fenómeno fue en el mundo nazionalista. Las jerarquías nazionalistas (con “Quatto” Pujol a la cabeza) utilizaron durante años un discurso tergiversador sobre España con el fin de generar odio, arengar a sus militantes y aprovechar la habitual idiocia del votante medio para sacar rédito electoral. El problema es que el tiempo pasa inexorable, y cuando esta generación de “listillos” fue retirándose, fue llegando otra generación de idiotas que ignoraba que su propio discurso solo era una estrategia para aprovecharse de la imbecilidad emocional del personal, interiorizándolo como algo real.

El resultado lo conocemos, el estadista Astut Más se carga su partido en pro de ERC, porque la gente suele preferir los originales antes que las copias por muchas sandeces que digan ambos, y se entra en un bucle psicótico en que se empiezan a tomar como verdades aspectos delirantes: que Cervantes era catalán, que la bandera de EE.UU. está basada en la estelada, que Santa Teresa y Da Vinci eran catalanes… y un largo etcétera que solo se podría curar ya introduciendo antipsicóticos atípicos en el agua del grifo.

El segundo momento se produjo con las primarias de Podemos siendo un calco de lo narrado anteriormente. Pablito Iglesias, que tiene un complejazo de Mesías extraño en alguien que teóricamente no soporta la religión (y eso que ya se empieza a analizar a Podemos desde el marco de los grupos de dinámica sectaria), se acaba creyendo los propios eslóganes que su partido ha utilizado para cazar tarados y se carga a la única persona de Podemos que realmente tenía una estrategia (e inteligencia suficiente) para dar un buen susto en una cita electoral. Y es que el problema que suele tener rodearse de lameculos que te doran la píldora continuamente para tener un sillón y que te hacen creer que eres dios, es precisamente ese, que te lo acabas creyendo y actúas en consecuencia con el aplauso del entorno ante las estupideces que haces. Con el terrible precio a pagar para un grupo de encumbrar nuevamente a los más idiotas, que a falta de inteligencia solo pueden ejercer la estrategia del servilismo.

El resultado: un partido que reniega de su propio país, que se dice teóricamente de izquierdas pero que actúa como mamporrero del nazionalismo más reaccionario, que utiliza un discurso de libertad e igualdad pero que defiende a dictadores y asesinos, etc.

Y en este marco es donde la idiocracia va un paso más allá encumbrando a, probablemente, la persona más mediocre, inútil e irresponsable que ha pisado moqueta desde la llegada de la democracia (más incluso que ZP, sí), Pedro Sánchez. Pedrito encarna en todo su esplendor, los dos aspectos antes comentados, con el agravante de no haber aprendido nada de los sucesos vividos por otros. Es lo que tiene la idiocia, que plantea incapacidad para aprender hasta del aprendizaje más elemental que existe, el aprendizaje por observación.

Coño, ZP, tú por mi blog

Al igual que Arturo, no se ha enterado de que muchas de las memeces que ha defendido su partido eran una simple cuestión de estrategia para mentes frágiles. Maniobras para movilizar a ese tipo de idiotas a los que les dices: “que viene Franco” y te votan o a los que les dices desde el otro bloque: “que viene Venezuela” y hacen lo propio. Y se las ha creído, proponiendo como verdad absoluta tonterías como que España es un Estado plurinacional, cuando el muy inculto no sabe ni lo que es una nación, llegando a decir la memez de que es un sentimiento.

Readaptación de la actividad del curso de Inteligencia Emocional para alumnos de primaria.

Tampoco ha aprendido la lección de lo vivido en Cataluña. Porque rodeado como está de pelotas en busca de sueldo, nadie de su entorno le ha dicho lo de la copia y el original. Y entre este y Podemos la gente tirará por el segundo, perdiendo además el electorado centrado que, por cierto, es quien decide las elecciones en España desde hace tiempo. Al menos quien las decidía antes de que el PSOE decidiera inmolarse con líderes como este genio.

Y por supuesto, ha seguido la senda de Podemos purgando a todos aquellos más inteligentes que saben de sobra diferenciar entre la estrategia y la idea, entre el pastoreo de un rebaño y la dirección de la granja, que ven claramente que no es lo mismo un militante de un partido que un votante del mismo, y que las elecciones se ganan a través del voto de los ciudadanos y no a través de los votos de los militantes fanáticos y sectarios de partido.

En definitiva, parece que deberemos de acostumbrarnos a que los más idiotas sigan escalando en los partidos y rezando para que ninguno de ellos llegue a presidente. Aunque habría cierta justicia poética en que una población tan sumamente imbécil como para seguir votando a un partido manifiestamente corrupto como el que está en el gobierno, acabe siendo gobernada por el político más imbécil de todos.

Salud y libertad…

4 comentarios

Archivado bajo Política

El vergonzoso caso de Juanma

Vaya por delante, esta entrada no es mía. Es del portal Cannabis.es y me facilitó el enlace @drogoteca, hoy con su enésima cuenta Cocotrón (@Jajjaajjajja), por tocarle las narices a la gente a la que no le gusta que le toquen las narices con el apoyo censor de twitter. Pero es de obligada difusión para mí, por demostrar hasta qué punto los intereses económicos de algunos en esta sociedad hipócrita y materialista se imponen frente a la más mínima humanidad para otros.

Este es el (vergonzoso y vergonzante) caso de Juanma.

En la mañana del pasado miércoles día 22 de febrero, dos agentes de policía vestidos de paisano se personaron en el “Centro de Atención a Minusválidos Físicos – CAMF” de El Ferrol (Coruña), dirigiéndose hacia Juan Manuel Rodríguez Gantes -tetrapléjico de 45 años residente en el centro-, quien se encontraba en su silla de ruedas, terminando de fumar el cannabis medicinal que usa -desde hace décadas- para aliviar su dolor crónico de origen neuropático.

Tras identificarse como policías y directamente preguntarle si él era Juan Manuel Rodríguez, pasaron a recriminarle que estuviera consumiendo lo único que le alivia los dolores que sufre y le informaron de que iban a interrogarle.

Tras ser conducido a una sala Juanma fue cuestionado sobre su consumo de cannabis medicinal, y se le interrogó tanto por el origen del cannabis, como por la persona que le ayuda a liar el cannabis y que es necesaria para él, ya que por su tetraplejia no conserva movilidad suficiente en sus brazos, manos y dedos. Posteriormente, Juanma fue cacheado y se le incautó el cannabis medicinal que le había sido entregado poco antes por la persona que le presta sus manos, de forma voluntaria liándole el cannabis para que pueda fumarlo y aliviar así sus dolores de origen neuropático.

A Juanma se le comunicó que se le podría imputar tráfico de estupefacientes y se le presionó para que revelase el nombre de las personas que le ayudan, a lo que Juanma se negó. Todo esto sin abogado presente, a pesar de que Juanma hizo notar que le gustaría contar con uno antes de tener que contestar nada.

Finalmente, se le requisó todo su cannabis medicinal y se le propuso -así le indicaron que se haría- para una sanción administrativa (multa). Pocos días después, la policía fue a por un amigo de Juanma, cuando se encontraba en la calle con su mujer y “tuvo que acompañarles” a comisaría, quedando -tras ser interrogado sobre la relación que les une, según nos comunicó Juanma- “en libertad, pendiente de declaración ante el juez”.

Juanma se ha quedado -en su centro de El Ferrol- con sus dolores neuropáticos pero sin cannabis medicinal, y con las personas que le ayudaban -por su condición- bajo sospecha y/o vigilancia más la amenaza de enfrentar cargos penales, por ayudar a un enfermo tetrapléjico.

Para más información, noticia completa en http://www.cannabis.es/web/features/actuaidad/613-juanma-la-historia-recurrente-de-un-dolor-invisible

Deja un comentario

Archivado bajo General

Reconfigurando la figura del pedagogo

“Antes de casarme tenía seis teorías sobre el modo de educar a los niños. Ahora tengo seis hijos y ningún teoría” (John Wilmot)

Corría el año 2013 cuando publiqué en el blog la entrada “Reivindicando la pedagogía”, un alegato en favor de la figura de este profesional tan denostado y en el que comentaba ya algunos problemas en la formación de esta figura.

Desgraciadamente (o no), como decía el profesor Antonio Escohotado solo algunos cretinos llevan a gala eso de no cambiar su criterio a lo largo del tiempo fingiendo coherencia, lo que denota o bien su escasa ampliación de conocimientos en base a la lectura o bien su incapacidad de aprendizaje en base a la experiencia.

Cuatro años después, mi percepción, ahora como docente a tiempo más que parcial del Grado en Pedagogía, no puede ser más descorazonadora. Primero porque creo que se está literalmente engañando a los alumnos que con buena intención se acercan al mundo de la educación y segundo porque la rigidez de esquemas de algunos junto con los intereses económicos de otros, los están abocando a un futuro sin salida.

Es por esta razón, y porque desde mi perspectiva la figura del pedagogo sí tiene sentido (si las cosas se hacen bien), por la que creo que es absolutamente imprescindible redefinir la figura y formación del pedagogo. En caso contrario, quizás sea más honesto plantearse su desaparición, más que nada para no jugar con el futuro de terceros.

En primer lugar, hay que redefinir cuál es el papel del pedagogo. En la entrada mencionada hablábamos de los campos profesionales a los que estaba destinada esta figura. Sin embargo, tras conocer un poco más el mundo laboral (no solo desde la perspectiva del palacete de mármol universitario y de los libros blancos que todo lo soportan, sino desde el mundo real de la búsqueda de empleo), lo cierto es que la figura del pedagogo tiene un margen de actuación muy limitado. Y este margen se reduce (salvo algunas excepciones, que las hay), al campo de la orientación escolar o educativa en los centros escolares, al de la intervención educativa (en el sector público o privado) o al de la formación en empresas (lo que incluye la gestión de la formación).

El Libro Blanco o el perfil competencial podrá decir que tiene un amplio porvenir en el campo de los museos, de la intervención social o bla, bla, bla, pero lo cierto es que eso es falso y que el papel que tiene en otros campos al margen de los señalados es residual o totalmente secundario. En la práctica diaria, dentro del ámbito de la intervención social siempre se contratará antes que a un pedagogo, a un educador social o a un psicólogo si se trata de intervenir, con el añadido de que el segundo puede hacer todo el trabajo del pedagogo y además diagnosticar; en el ámbito de las TIC, a un informático o a un experto en el contenido al que ya se le darán las oportunas directrices didácticas suponiendo que se consideren necesarias; en el ámbito de los museos, al cuñado tonto del político de turno que no vale para otra cosa, que para eso suelen estar subvencionados…

Museo de cera de Madrid. El que hace las figuras tiene que estar muy orgulloso de su trabajo

Museo de cera de Madrid (izquierda). El que hace las figuras también debía ser cuñado de alguno…

Parte de la culpa de este reduccionismo en las funciones profesionales la tiene sin duda alguna la propia formación universitaria y su plan de estudios, donde ya desde su configuración hay un problema estructural que afecta a otro tipo de ramas de conocimiento: que casi todos los profesionales que imparten la docencia pertenecen en exclusiva y desde siempre al sector universitario, y no han ejercido como pedagogos fuera de este jamás. Ello, con el agravante de que lo fundamental y lo que se valora en la institución universitaria no es la docencia sino la investigación, lo que deriva en la paradoja de que en una institución destianda a la formación de profesionales, enseña a los alumnos a investigar (una cosa que solo harán los que tomen el relevo en la institución académica) y no a ejercer la profesión (con la consiguiente merma de competencia profesional en los futuros graduados).

La desastrosa consecuencia de esto es una carencia de conocimientos elementales básicos en el mundo laboral, como por ejemplo, que un pedagogo obtenga el título de graduado sin tener ni idea de lo que es el subsistema de formación profesional para el empleo (con la formación de oferta y de demanda), y que debido a ello el que se dedique a la gestión de la formación en una empresa sea un titulado en otra carrera (en la empresa donde yo trabajé seis años, de hecho, la llevaba un biólogo con gran eficacia). Pero claro, ¿cómo va a enseñar a utilizar la aplicación de gestión de formación un docente que no sabe ni que existe? Es complicado.

Otro ejemplo lo constituye el hecho de que, debido a que los docentes son celosos de su parcelita, se empeñen en fortalecer el reduccionismo de aquellos temas sobre los que investigan, negándose a ampliar campos de actuación que son necesarios a nivel social. Por ejemplo, hay una tendencia a centrar la figura del pedagogo en la atención a problemas de lectura, escritura, matemáticas… obviando temas más psicológicos como el TOC, ansiedad… porque son campo de los psicólogos.  El problema es que yo personalmente no he encontrado un sujeto con discalculia en mi vida profesional (suponiendo que tal cosa exista, cosa sobre la que tengo ciertas dudas), pero sí me encuentro a niños y adolescentes con ansiedad, problemas de desestructuración familiar, TOC… día sí y día también. Y no es cierto que sea un problema exclusivamente psicológico por dos razones.

Primero, porque la orientación en los colegios e institutos la pueden desempeñar tanto psicólogos como pedagogos, por lo que el hecho de no formar a un pedagogo en estas historias supone una pérdida de oportunidades clamorosa para identificar problemáticas tempranas en los alumnos. Un orientador tiene que ser capaz de identificar cuándo hay un problema y si no puede evaluarlo o tratarlo, ha de derivarlo al menos para su diagnóstico e intervención. A los padres les importa un comino que el orientador del colegio o instituto de su hijo sea pedagogo, psicólogo o legionario. Lo que quieren es que si su hijo tiene un problema, se lo digan y les ayuden a identificarlo y ponerle remedio.

Y segundo, porque la labor del orientador es tratar los aspectos puramente educativos, por lo que si un niño tiene TOC, lógicamente ha de ir a un psicólogo a que le ayude a gestionar el tema desde el punto de vista psicológico y personal, pero también ello tiene unas implicaciones en el ámbito educativo, y es el orientador el que tiene que estar preparado para dar pautas o intervenir a este nivel mejorando la adaptación del sujeto a su vida académica.

Como estos podrían ponerse muchos más ejemplos, pero no nos vamos a extender más. Lo que sí parece obvio es que la formación del pedagogo debe reconfigurarse ajustándola más al ejercicio profesional de lo que uno se puede encontrar en la sociedad en la que vivimos y alejarla un poquito más de los intereses económicos, políticos y científicos de las instituciones. Está bien que un pedagogo estudie Historia de la Educación, Antropología, Sociología y demás teoricismos, pero es insultante que no esté capacitado para identificar los problemas de sus alumnos o gestionar la formación de una empresa.

Para despedirme, os dejo con una historia muy pedagógica…

Salud y libertad

Deja un comentario

Archivado bajo Educar

La verdad sobre los fármacos para la erección

“El sexo sólo es sucio si se hace bien” (Woody Allen)

morbDespués de grandes éxitos como “La Verdad sobre el Tampodka” y “La Verdad sobre el Metilfenidato” hoy nos aventuraremos a escribir sobre la experiencia con los fármacos para la erección. Porque en el fondo sois unos morbosos, os gusta… ¡y lo sabéis! Eso sí, no esperéis morbos más allá de lo estrictamente necesario porque aquí no se trata de hablar de sexo (ya llegará la entrada sobre la verdad del cibersexo donde hablaremos de todas las cochinadas habidas y por haber), sino de los efectos de los fármacos de turno.

Y sí, vale, ya sabemos que los fármacos para la erección, como el resto, son para pacientes que tienen problemas de erección y que no están recomendados en otras personas, pero también los fármacos para el supuesto TDAH son para los pacientes con TDAH y hoy tenemos a medio estudiantado y a medio mundo laboral consumiéndolos para incrementar su rendimiento, aprovechando sus efectos y disfrutando de sus contraindicaciones como bien nos narra este artículo del diario El Mundo.

Eso sí, en esta ocasión no hay toma de datos fisiológicos por dos razones: la primera, porque por la propia condición de la situación no sería posible separar los efectos del fármaco de los efectos fisiológicos del acto en sí. Si vas a echar un polvo se te va incrementar la frecuencia cardiaca, la tensión… con lo cual nunca se sabría si es por el efecto de la pastilla o por efecto del calentón (podría hacerse si tomo el fármaco sin consumar, pero la verdad, ya puestos, prefiero aprovecharlo). La segunda porque, como entenderéis, no voy a decir en medio del asunto: disculpa un segundo, tengo que tomarme la tensión para un experimento a los 5, a los 15 y a los 30 minutos, luego sigo. Enfriaría un poco la situación y podría quedarme el experimento sin finalizar con algún exabrupto justificado. Por tanto, esto supone que por un lado tendré que abreviar, cosa que no viene mal teniendo en cuenta lo rollista que tiendo a ser, y que el efecto narrado se reducirá a una exposición muy subjetiva de los síntomas que yo percibí en su consumo.

También tengo que decir que a mí en eso del sexo me pasa como en el Mcdonalds. La hamburguesa (el mete-saca) está bien, pero me gustan más los complementos. Vamos, que sí, que me como el Big Mac porque va con el menú básico, pero prefiero picotear unos nuggets por aquí, unos aritos por allá,  unas alitas, unos mcbites de pollo…

El primero de los fármacos, y quizás el menos conocido es Levitra, cuyo principio activo es el vardenafilo, un inhibidor de la fosfodiesterasa 5, que se vende generalmente en comprimidos de 5 mg, 10 mg y 20 mg (aunque he visto el vardenafilo genérico en presentaciones de 40 mg y 60 mg). La ventaja que tiene sobre el Viagra, que veremos a continuación, es que no hay que restringir la ingesta de alcohol ni evitar la dieta rica en grasas y aumenta teóricamente hasta 12 horas la capacidad de erección. En este punto cabe decir que si el problema es psicológico estos fármacos no tendrán efecto alguno pues actúan sobre el componente biológico, por tanto la reacción se produce cuando existe un deseo sexual activado. Si el deseo desaparece o la consumación llega, fin de la historia. Que nadie piense que va a estar 12 horas con el menhir a la espalda como Obelix (y si alguien lo está, debería marchar pitando hacia el servicio de urgencias).

Personal y subjetivamente, este medicamento en su versión de 10 mg no me ha aportado nada. La intensidad de la erección es igual que sin él, el tiempo de reacción el mismo, sí que quizás hay una cierta sensación de incremento de la insensibilidad (lo cual está muy bien para postergar el acto pero pierde gracia) y lo que sí me ha supuesto es un terrible dolor de cabeza posterior, supongo que debido al efecto vasodilatador que tienen todos estos medicamentos y razón por la cual no son recomendables en caso de problemas de corazón (músculo, no dedo).

El segundo fármaco, lo reconozco, ha sido una gran decepción. Todos hemos oído hablar del Viagra y de sus efectos milagrosos, esa pastillita azul pitufo que hace las delicias del respetable cuyo principio activo es citrato de sildenafilo. Es primo hermano del anterior y actúa exactamente igual, inhibiendo la fosfodiesterasa 5, facilitando el flujo de sangre en el pene.  Esta se presenta en dosis de 25 mg, 50 mg y 100 mg. Quizás el hecho de haber escuchado esta divertida experiencia en el programa de Carlos Herrera me hiciera tener de antemano unas expectativas muy altas, y ya se sabe que cuando las expectativas son altas, el nivel de exigencia se incrementa y el resultado suele ser decepcionante.

El Viagra tiene que tomarse aproximadamente media hora antes de tener relaciones y su efecto dura hasta 4 horas después, ya vemos que menos que el Levitra (12 horas), siendo conveniente no tomar una comida copiosa o rica en grasas ni alcohol, pues puede reducir su efecto o incrementar el tiempo que tarda en actuar. Sinceramente, la versión de 25 mg, ni fu ni fa, un ligero aumento de la capacidad de erección con un dolor de cabeza y sensación de mareo poco después que la verdad no compensan. Supongo que sería posible tomar una dosis mayor pero solo pensar que ese horrible dolor de cabeza se incremente también, me quita todo el vacilón.

Y por último el Cialis, medicamento que yo conocí hace poco, pero que cierto amigo farmacéutico ya me había dicho que era lo que él recomendaba. Su principio genérico es el tadalafilo, también inhibidor la fosfodiesterasa 5, y se vende en presentaciones de 5 mg, 10 mg y 20 mg. Las ventajas que tiene son que su duración es mucho mayor, pudiendo durar hasta 36 o 48 horas (de ahí que se la llame la píldora del fin de semana), que tarda mucho menos en hacer efecto que las anteriores y que, al parecer es más limpia para el organismo, generando menos efectos secundarios.

Si las anteriores fueron una decepción, los 20 mg de esta son…

 

…una jodida maravilla!!! Es el mejor fármaco, droga o químico inventado por el ser humano, que dios bendiga a los laboratorios Lilly. El efecto se percibe en un limitado periodo de tiempo tras la ingesta. La intensidad de la erección es claramente perceptible (es como volver a tener 20 años cuando uno está todo el día en posición “tienda de campaña”), la duración de la erección es semejante y lo mejor de todo, reduce de forma considerable el periodo refractario, es decir, el periodo de tiempo que tiene que pasar desde que uno eyacula hasta que puede volver a estimularse para volver a empezar. Doy fe de que durante el periodo finsemanal en que está activo ese delicioso compuesto, uno está tan cachondo que no tiene nada que envidiar a los babuinos de los documentales de La 2 respecto a su necesidad de consumación sexual.

A ello hay que añadir que los efectos son mucho más limpios, en mi caso solo tuve un extraño síntoma, un dolor en la parte posterior de la cuenca de los ojos (de los de la cara, abstengámonos de chistes fáciles) que curiosamente el prospecto ya señala, que pasa durante la mañana posterior a las 48 horas en que está activo, y que, francamente, después de lo experimentado es poco precio a una experiencia como para tener visiones celestiales.

El gran hándicap de estos fármacos, de los tres, está en su precio. Aunque este depende en gran medida de la dosis del compuesto y de la cantidad, háganse a la idea de que una caja de cuatro Cialis 20 mg ronda los 65 euros, y una de cuatro Viagra 100 mg o  de cuatro Levitra 20 mg, unos 60€. Desde luego, no es para todos los bolsillos, lo que ha supuesto que haya un gran comercio de estos comprimidos a través de farmacias on-line que, en ocasiones, sí reducen mucho el precio, pero en otras dan pie a estafas o a comprimidos que vaya usted a saber qué tipo de sustancias incorporan.

El resto de la experiencia se la pueden imaginar, un nugget con mostaza picante por aquí, una alita con barbacoa por allá, un arito, un ice tea, cambiamos el envase, más ice tea, lanzamos el envase, mcbite, mcbite, alita, arito, alita, big mac, big mac, big mac y para acabar mcflurry, siempre mcflurry.

Un poco de todo

Un poco de todo

Hasta la próxima verdad, que ya hay candidatos.

Salud y libertad…

1 comentario

Archivado bajo General, Psicología