Archivo mensual: enero 2015

Manipulación psicológica y partidos políticos (5ª parte)

“Una prensa libre puede ser buena o mala, pero sin libertad, la prensa nunca será otra cosa que mala” (Albert Camus)

llueveSi hemos visto hasta ahora las estrategias directas de propaganda política que utilizan los partidos para manipularnos y manosear nuestro cerebro como si fuera una pelota antiestrés, no podemos obviar las técnicas que utilizan sus colegas de los medios de comunicación (cuando hablo de esto siempre recuerdo a mi amigo Jorge que denomina a los psicólogos follacerebros).

Porque los partidos políticos son solo una parte de la estructura social de control para moldear a la masa y despojarla de su raciocinio, pero no la única. Igual que los presidentes de los clubes de fútbol utilizan a los ultras para que les hagan el trabajo sucio, salvaguardando su impostada fachada de respetabilidad, los políticos hacen lo propio utilizando a sus perritos de la prensa para ganar la batalla de la difusión y la tergiversación de información ante la opinión pública. Rara vez se atreven a morder la mano que les da de comer, y cuando lo hacen los primeros cortan la cabeza sin el mayor problema por otra más disciplinada.

Una de las funciones que tienen esos medios es aplicar las denominadas 10 estrategias de la manipulación mediática, atribuidas erróneamente a Noam Chomsky pero que en realidad son obra de un teórico de la conspiración, Sylvain Timsit, lo que hace que difícilmente podamos llegar a saber si en sí mismas tienen  fundamento como bloque o si simplemente son fruto de una mente un pelín paranoica que ha adaptado a conveniencia conocimientos científicos con sus propias creencias.

En todo caso, viendo el nivel de difusión que han alcanzado no está de más comentarlas, pues sean o no fruto de su peculiar forma de ver las cosas, lo que sí es cierto es que algunas tienen una base psicológica sólida.

Las diez estrategias son las siguientes:

  1. Estrategia de la distracción

La primera estrategia es distraer al personal. Que las personas no piensen en los problemas sociales de importancia ni por supuesto en cómo podrían solucionarse. Así que lo fundamental es inundarlos con una amplia oferta que no les haga pensar en estos aspectos.

La industria del espectáculo o del sexo son excelentes opciones para que la masa esté entretenida con menesteres que no les hagan plantearse si las cúpulas de poder merecen ser expulsadas de una patada en sus pomposos culos por su latrocinio continuado a los ciudadanos. Por eso el mundo del fútbol o los programas de telebasura copan sin pudor un amplio margen de la franja horaria televisiva.

"Apaga la tele, enciende el cerebro" decía una pintada que vi en una ocasión

No me gustan las pintadas, pero en una ocasión vi una que decía: “Apaga la tele, enciende el cerebro”. Lo clavó.

De la misma forma, es necesario impedir al público interesarse por los conocimientos esenciales de la ciencia, la economía, la psicología, la neurobiología y la cibernética. No vaya a ser que despierten y les dé por molestar. Es gracioso cómo muchos profesionales universitarios describen su carrera como sentido común disfrazada de una jerga técnica para que no la entienda el común de los mortales y, eso sí, se puedan justificar 5 años de estudios con sus oportunos gastos que irán a parar a las arcas universitarias.

Resumiendo, un tipo con una curiosidad patológica sobre los temas humanos puede ser un peligro social de primera magnitud.

 

  1. Creación de problemas y oferta de soluciones

Se trata de crear un problema o dejar que suceda una situación conocida que genere alarma social para que sea la propia población la que demande una solución que, por supuesto, ya ha sido planificada de antemano.

El ejemplo estándar es permitir que sucedan situaciones de violencia callejera o vandalismo para que la propia población demande leyes que recorten las libertades y los derechos. Otro ejemplo que podríamos incluir en esta tipología son los ataques de “falsa bandera” tan utilizados a lo largo de la historia, como el Incidente de Gleiwitz que generó la invasión de Polonia por la Alemania nazi.

El problema en este caso se produce cuando algún iluminado como el sectarizado, fanatizado e indescriptible Willy Toledo se dedica a soltar patochadas por su boca argumentándolas sobre la base de esta categoría.

tontoledo

Willy Tontoledo haciendo honor a su nombre

 

  1. Estrategia de la gradualidad

Si una determinada medida no se puede aplicar de forma completa e inmediata por el revuelo que generaría, siempre se puede implementar en pasos sucesivos para que se vaya tragando poco a poco. Es como los venenos, si tomas una dosis demasiado grande del tirón te mueres, pero si vas acostumbrando al cuerpo poco a poco, puedes llegar a tolerarla.

Las medidas que ha ido tomando el PP contra la crisis (esa que a ellos no les afecta) es un ejemplo. Ha ido sacando leyes y modificaciones progresivas para ir bajando salarios, recortando derechos, penando las protestas… Si se hace poco a poco, parece que no escuece tanto y la respuesta social no es tan enérgica.

 

  1. Estrategia de diferir

Consiste en plantear una decisión impopular presentándola como “dolorosa y necesaria”, obteniendo la aceptación pública en el presente para una aplicación futura.

Los recortes en sanidad, educación, servicios sociales se nos han recalcado desde hace tiempo. En un primer momento solo se nos insinuó diciendo que sería la última opción, pero que quizás fuesen necesarios para evitar el rescate, la bancarrota y las siete plagas de España. Cuando la idea ya había calado se fue ejecutando poco a poco, pero la resistencia de los ciudadanos ya había sido minada con ese primer aviso.

Y luego están los nacionalistas, con nota cum laude, que con el rollo de la banderita no solo han conseguido recortar estas partidas largo tiempo sino a día de hoy incrementar en un 13% la cuantía de subvención a prensa afín, con el pueblo tragando como un pavo de navidad al que van a sacrificar creyendo que es por defensa de sus intereses. Deberían asumir que el futuro de un pavo es ser rellenado por el culo para posteriormente ser trinchado y cortado en pedacitos.

 

Nacionalista estándar aplaudiendo

Nacionalista estándar aplaudiendo el incremento de subvenciones a la prensa afín tras el recorte en sanidad y educación

 

  1. Dirigirse al público como criaturas de poca edad

El resumen de la estrategia es: dirígete a alguien como si fuera imbécil y se acabará convirtiendo en uno. Estrategia por cierto ampliamente conocida y demostrada en el mundo educativo que recibe el nombre de efecto Pigmalión.

En efecto, las expectativas de un profesor sobre la capacidad de sus alumnos correlacionan directamente con su rendimiento. Dicho de otro modo, trata a tus hijos pensando que son pequeños y traviesos guerrilleros urbanos y acabarán comportándose como tales. Trata a la gente como si fuera imbécil y… pasamos a la siguiente estrategia.

 

  1. Utilizar el aspecto emocional más que la reflexión

Creo que en este blog, poco más se puede decir de esta estrategia, la emoción es la vía principal para saltarse el filtro de la razón.

Se puede apreciar cómo la emoción se ha utilizado por el nacionalismo para manipular de forma sectaria y descarada a la sociedad catalana o por las grandes empresas para que consumamos sin freno.

 

  1. Mantener al público en la ignorancia y la mediocridad

Hacer que el público sea incapaz de comprender las tecnologías y los métodos utilizados para su control y su esclavitud. ¿Y cómo se consigue esto? Sí amigos, dando una educación lo más lamentable posible. ¿En serio alguien cree que un Gobierno que dispone de todos los recursos de un país para desarrollar tareas educativas, lo puede hacer tan sumamente mal por mera torpeza? La Ley de Hanlon nos diría que sin duda, pero utilicemos el sentido común.

Mientras estamos discutiendo sobre lo vergonzoso que es que los partidos políticos no se pongan de acuerdo en una ley educativa que perdure, estas se siguen cambiando cada cuatro años generando un caos educativo cada vez mayor. Los resultados son cada vez peores y no parece haber acuerdo ni solución posible.

Nuevamente mención aparte a los amigos de la casta nacionalista que ha ido un paso más allá con el aplauso del rebaño. Discutiendo sobre la inmersión lingüística, sobre si el catalán ha de ser obligatorio o no, sus hijos siguen yendo a colegios privados donde estudian tres lenguas, mientras los hijos de la masa obrera no solo reciben una educación mediocre sino que además exigen recibirla solo en catalán, garantizando así que la prole de la burocracia heredará el control político y social en el futuro. ¿Acaso hay mejor sistema de control que el constituido para que los propios damnificados exijan seguir en su situación de inferioridad? ¡Son unos maestros!

 

  1. Estimular la complacencia con la mediocridad.

Promover la idea de que lo habitual, la norma, la moda, es ser un cretino vulgar, inculto y estúpido. Cualquiera que vea la televisión, debata un poco por las redes sociales o tenga un hijo escolarizado, entenderá de qué va la copla.

El buen estudiante es el friki y el empollón, y lo que mola es querer ser una “princesa del pueblo” o como dijo un humorista por ahí “un famosillo de mierda”. ¿Para qué te vas a molestar cultivando la mente, cuando puedes cultivar la cartera echando un polvo rápido?

belen

Ejemplo de lo que tantos adolescentes aspiran a ser en la vida

 

  1. Reforzar la autoculpabilidad.

Hacer creer al individuo que solamente él es el culpable de su propia desgracia por su deficiente inteligencia, sus escasas capacidades o su falta de esfuerzo. Así, en lugar de rebelarse contra el sistema, el individuo se culpará generando un estado depresivo.

Nada inhibe más la acción que un estado depresivo, así que propiciarlo potenciará que tengamos ciudadanos paralizados. Por cierto, hay una estrategia que trabajo en ocasiones contra la depresión que consiste en mutar la depresión en ira. ¿Por qué? Porque la ira genera activación, lo cual es incompatible con la inhibición propia de la depresión. Resumiendo, cabréate, levántate y salta, luego ya nos preocuparemos de tratar los arrebatos que, al menos para uno, siempre serán más llevaderos que una severa depresión.

 

  1. Conocer a los individuos mejor que ellos mismos.

Decía un profesor de Nuevas Tecnologías que se calcula que la industria militar va 50 años por delante de la industria civil. Los móviles, los CD, los sistemas de compresión de información… se convirtieron en material de uso civil cuando los militares ya tenían una tecnología que los superaba. Solo cuando una tecnología es superada por otra, dicha tecnología pasa a ser de uso público. Internet es otro ejemplo de tecnología de origen militar.

Es obvio que las estructuras de control social han de invertir en tecnologías que garanticen la perpetuación del sistema, ya que todo sistema tiene la función de mantenerse. ¿Alguien cree que ese sistema no ha invertido en avances en el mundo de la psicología y de la información para conocer y tener controlados a los ciudadanos?

Pues que mire su facebook. Si esa semana uno está comprando un sofá, le saldrán anuncios de sillones a patadas, si está emprendiendo verá por todos lados anuncios de tarjetas de visita, si está buscando colegio recibirá noticias de educación. El grado de conocimiento que tienen las tecnologías de nosotros mismos es mayor y más organizado que el que se ha tenido jamás en la historia de la humanidad, entre otras cosas porque el propio sistema ha conseguido que seamos nosotros mismos quien se lo proporcionamos ¿De verdad alguien puede pensar que los grupos de poder van a dejar pasar la oportunidad de hacerse con esa perita en dulce? O dicho de otro modo, ¿si usted tuviera los medios y la oportunidad, lo haría? Pues eso.

 

Pero si vemos que hay mucho de psicología, de estudios, de análisis y de conocimiento estructurado en los métodos para manipular a las masas, veremos en la próxima y última entrada del tema, que realmente para manipular a la gente, también dentro de los partidos políticos, no hacen falta sesudos estudios académicos, simplemente ser un poco retorcido y tener una absoluta carencia de principios. Todas ellas son fruto de lo vivido o de la información recibida desde el propio mundo de la política activa. Muy instructivo.

 

Salud y libertad…

Volver a la 4ª parte

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Política

Manipulación psicológica y partidos políticos (4ª parte)

“La masa busca al líder, no porque lo estime sino por interés; y el líder acepta a la masa por vanidad o por necesidad” (Napoleón)

Hemos visto en las anteriores entradas diversas formas de manipulación a través de la propaganda política, punto que finalizaremos a continuación, aunque no por ello se termine aquí todo el elenco de maniobras que se desarrollan sin pudor en los partidos políticos para controlar a las masas y, a veces, a sus propios afiliados.

7.- Ataques

La mejor defensa es un buen ataque. El supuesto que subyace sobre esta estrategia es: “si no tienes nada bueno que decir de lo tuyo, o muy poco, al menos cárgate lo ajeno”. Algunas estrategias dentro de esta categoría son las siguientes.

7.1. Lógica ad hominem

¿Es difícil rebatir un argumento? No pasa nada, ataca a la persona o grupo que te lo ha dado. De esta forma, emponzoñarás por extensión sus ideas.

Aquí, el catedrático Iván García, nos explica con iluminada brillantez por qué no necesita pensar sobre nada en general. Cuando uno es omnisciente, pensar es cosa de parias. Claro que, ¿se puede esperar algo diferente de alguien que tiene por avatar a un sujeto con un embudo en la cabeza? (ups, ya he caído en ello).

Catedrático estándar de twitter

Catedrático estándar de twitter

 

7.2. Humor

Utilizar el sentido del humor es una de las estrategias más eficaces para ridiculizar y dejar en evidencia al adversario. Si además estamos en la época en que triunfan los memes… cosa hecha.

Por supuesto, todas estas técnicas pueden combinarse profundizando en su eficacia. Aquí vemos un pequeño latigazo humorístico.

Otro ejemplo de que la estrategia de propaganda no tiene por qué ir en contra de un hecho cierto

Otro ejemplo de que las estrategias de propaganda no tienen por qué ir necesariamente en contra de hechos ciertos

 

8. Refuerzo social

Es un principio humano aceptado que en situaciones que nos generan dudas, tendemos a hacer lo que hace la mayoría. Por tanto, es lógico que existan estrategias fundamentadas en sugerir que la mayoría ha optado por algo… aunque no sea cierto.

8.1. Apelación bandwagon (haz como todos)

Se trata de difundir la idea de que la victoria es inevitable y por tanto los demás han de sumarse si no quieren quedar al margen.

Antes de que el soufflé independentista comenzara a pinchar, se utilizaba esta estrategia acompañada de otra muy eficaz, el miedo (apelación emocional). La victoria independentista se presumía como imparable, así que o te sumabas o cuando vencieran serías acusado de traidor y botifler, un apestado social… o más.

Otra estrategia del "pacífico"proceso independentista. Eso sí, al menos este dice la verdad de lo que piensa hacer...

Otra estrategia del “pacífico”proceso independentista. Eso sí, al menos este explicita sus verdaderas intenciones

 

8.2. Creencia mayoritaria

Se trata de reforzar la sensación de unanimidad para que la gente esté más abierta a aceptar una idea.

Anguita lo entendió bien cuando fundó su Frente Cívico “Somos mayoría”

Hombre, tan mayoría no será...

Hombre, tan mayoría no será…

 

9.- Estereotipia

Este recurso consiste básicamente en crear una imagen que simbolice una idea aceptada socialmente. Algunas estrategias propias de esta técnica pueden ser:

9.1. El chivo expiatorio

No por antigua y conocida, esta estrategia de distracción deja de ser eficaz. A mí me sigue asombrando que una estrategia tan obvia y que apela de forma tan rotunda a la estupidez ajena siga teniendo tal nivel de eficacia, pero ahí está, lo cual dice muy poco del “animal racional”.

Desde Hitler con los judíos hasta Pancho con la conspiración judeo-masónica, pasando por los nacionalistas catalanes con los pérfidos españoles, la estrategia sigue estando en plena forma y lo que es más triste, funcionando a la perfección.

Interesante refinamiento de la estrategia. Como señalar al enemigo queda mal desde el nazismo, vamos a identificar al amigo que es más discreto, moderno y molón, pero igual de eficaz

Interesante refinamiento de la estrategia. Como señalar al enemigo queda mal desde el nazismo, vamos a identificar al amigo que es más discreto, moderno y molón, pero igual de eficaz

 

9.2. El hombre de paja

Si estás en un debate político, rara vez te interesará entender el razonamiento del adversario, simplemente destruirlo. Y si para ello hay que retorcerlo exagerando su alcance, minimizando su efectividad o reconvirtiéndolo en algo más criticable, a ello.

Si uno está defendiendo la legalización del cannabis, no es extraño que reciba respuestas como: “no me parece muy racional facilitar que los niños vayan colocados”. Obviamente, nadie cabal en el mundo propondría tal salvajada, pues todos los que defienden la legalización entienden que debe acompañarse de una regulación al estilo de la existente con el tabaco, el alcohol o con un cierto reglamento. Pero no pasa nada, si hay que dar a entender que está proponiéndose drogar a los enanos o sugerir que esa consecuencia se puede derivar de las propuestas contrarias, adelante. Todo vale con tal de anular su discurso.

9.3. Demonizar al enemigo

Si tenemos cualquier prueba que pueda sugerir que nuestro adversario es un ser frío, inhumano y miserable, ya tenemos argumentos para atacarlo (efectivamente, a través de la lógica ad hominem). Y si no la tenemos, siempre podemos inventarla.

La recreación de los medios detallando como Kim Jong comía poco menos que palomitas mientras lanzaba a su tío a una jauría de perros hambrientos, puede ser un ejemplo de cómo demonizar al enemigo, porque ¿cuántos de ustedes se enteraron de que finalmente aquello resultó ser una broma?

Estaban de cachondeo

Novedades, souvenirs, artículos de coña…

 

En este punto, sí quiero comentar una estrategia que va mucho más allá de la mera propaganda política. Se trata de las tácticas de desprestigio social, ampliamente utilizadas por medios de comunicación, grupos de poder o por los centros de inteligencia cuando se quiere aniquilar socialmente a un personaje ilustre, con la consiguiente exclusión o muerte civil.

La estrategia de desprestigio se vuelve especialmente eficaz cuando se mezclan verdades, medias verdades y mentiras, lo que aumenta la credibilidad del montaje. Si además añadimos algún escándalo (especialmente de orden sexual) funciona mucho mejor. Ya sabemos que a la gente le gusta hacer saña social con lo mismo (o incluso mucho menos) de lo que practica en la intimidad.

El caso de Pedro J. Ramírez es una buena representación de cómo intentar destruir a alguien cuando se convierte en un personaje molesto. Y su intento de aniquilación social es de manual, sexo incluido (cuando a todos nosotros personalmente lo que hagan dos adultos de forma consentida debería importarnos un auténtico bledo, cotilleo morboso aparte) . Lo que no contaban los chantajistas es que Pedro J. los tenía suficientemente bien puestos como para aceptar el órdago.

Pero esto se reserva para casos realmente especiales, para el común de los mortales tampoco hace falta un plan tan elaborado. Teniendo en cuenta que los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado tienen presunción de veracidad, basta con poner una bolsita con cualquier sustancia en el coche de alguien o sacarlo del bolso y decir que se le incautó al sujeto X para quitarlo de en medio (primero socialmente, y segundo como aviso de hasta dónde se puede llegar si se sigue poniendo tontín). Sí, ya sé que esto es imposible de concebir porque TODOS los policías son honrados, los policías corruptos son el equivalente mitológico de los unicornios y porque los miembros de los centros de inteligencia (como la CIA) jamás hacen estas cosas, pero uno que es paranoico…

Y relacionado con lo anterior está la sentencia desconocida. Esta estrategia ocurre con cierta frecuencia, no solo para desprestigiar socialmente a alguien molesto, sino cuando se quieren calmar los ánimos ante un hecho que genera alarma social. Se trata de detener a un sujeto cargándole el muerto, publicitando la detención y difundiéndola a través de todos los medios existentes. Si no tiene nada que ver en el asunto, lo más probable, no pasa nada, se le declara inocente y a correr. Por supuesto, nadie se enterará de tal sentencia. La tranquilidad o el daño ya está hecho, porque la masa no actúa tomando como referente la realidad, sino la información que tiene de la misma…

 

10. Singularización

La singularización permite distinguir un objeto de algunos parecidos, lo que es especialmente importante entre grupos o ideas semejantes. Entre sus estrategias encontramos…

10.1. Personificación

Consiste en asignar características humanas a lo que no lo es. Por ejemplo, el otrora motivador y hoy denostado pero famoso ¡Arriba España!

España no se pone ni pa arriba ni pa abajo. Lo que sí hace, que es otra característica humana, es caer en picado…

10.2. Personalización

Es una estrategia que consiste en encarnar la ideología o doctrina de un grupo en su líder. El franquismo con Franco, al castrismo con Fidel, o siendo más modernos el Pablismo podemita con Pablo Iglesias.

Pablo Iglesias es la cara de Podemos [su cruz es Monedero :O) ]. Además, como casi nadie sabe lo que propone Podemos (ni ellos), podemos decir que su ideología y sus propuestas son las que le sale de ahí abajo a Pablo Iglesias. No es extraño por tanto que tengamos el careto de Pablo Iglesias en los mítines, en las tertulias, en el logo del partido y hasta dibujado en el azúcar glas del roscón de reyes.

Espejito, espejito, diles a esas masas de ovejitas quién es el líder más molón y carismático del planeta

Espejito, espejito, diles a esas masas de ovejitas quién es el líder más molón y carismático del planeta

 

Pero que finalice el repertorio de estrategias de propaganda política, no quiere decir que finalice el repertorio de estrategias de manipulación como veremos en la próxima entrada.

Salud y libertad…

Volver a la 3ª parte

Continuar a la 5ª parte

Deja un comentario

Archivado bajo Política

Manipulación psicológica y partidos políticos (3ª parte)

“En política, lo importante no es tener razón, sino que se la den a uno” (Konrad Adenauer)

Si en la primera parte se expuso una visión global sobre las maniobras de los diferentes partidos políticos para conseguir el voto, y en la segunda se analizaron las principales estrategias de propaganda relacionadas con el etiquetado, la asociación y las fuentes de autoridad, en este parte pondremos algunos ejemplos de técnicas del campo de las  inferencias, las argumentaciones y las apelaciones emocionales.

4.- Falsas inferencias

Una inferencia consiste en establecer una conclusión estableciendo una secuencia lógica entre proposiciones. En el comportamiento humano, es el equivalente a llegar a una solución uniendo indicios informativos. El problema es que al no ser máquinas exactas, los errores que se dan en el procesamiento humano al realizar estas secuencias lógicas son casi infinitos. Veamos algunos casos en que la propaganda política se aprovecha de esta circunstancia.

 4.1. Citas fuera de contexto

Esta estrategia es muy efectiva siempre que no se implemente de forma tan obvia que pueda detectarse fácilmente. Es la que se utilizaba día sí día también para desacreditar a Toni Cantó en twitter. Su mayor exponente fue aquel caso en que supuestamente Cantó señaló que “los animales no tienen derecho a la vida ni a la libertad”, eslogan que se repitió hasta la náusea por miles de borregos que obviamente no tenían intención de visualizar un vídeo de dos minutos y medio pudiendo repetir un titular en 10 segundos. Veamos lo que dijo realmente…

¡Horror! una explicación filosófica, y por si fuera poco, disertando sobre ética y moral. Mejor lo convertimos en un titular, lo sacamos de contexto y de paso nos cargamos al guapete de UPyD, que tiene pinta de ligar más que nosotros.

Por cierto, que siempre me he preguntado si los grandes críticos de la supuesta afirmación de Toni amputan los jamones a los cerdos vivos o si son todos estrictos veganos.

Cerdo de la granja donde compran jamón los que se indignaron con la frase de Toni Cantó

Cerdo de la granja donde compran jamón los que se indignaron con la frase de Toni Cantó (he puesto esta porque la de tres patas de palo podía herir la sensabilidad de la audiencia)

Otro ejemplo muy gráfico lo tenemos con la siguiente tergiversación de uno de los medios del régimen. Absolutamente hilarante… si te pillan.

 

4.2. Falsas analogías

Se trata de igualar dos ideas, proyectos o grupos cuando realmente no lo son. Por ejemplo: “Aprobar la Ley de Seguridad Ciudadana es volver al franquismo”. Pues mire, afortunadamente no. La Ley de Seguridad Ciudadana es una basura que busca una restricción de libertades importante, pero dado que precisamente es fácil de desmontar con argumentos racionales, no apele a mi estupidez para criticarla.

Si además el grupo político habitual diseña un show con coreografía donde aparecen los diputados con mordazas, ya el espectáculo es completo. Aunque yo siempre he creído que su más que generoso pago con dinero público era una contraprestación para que arreglaran los problemas del país, no para protagonizar espectáculos circenses abochornantes.

Diputados expertos en la estrategia de provocar vergüenza ajena

Diputados expertos en la estrategia de provocar vergüenza ajena. Y después al recreo.

4.3. Apelaciones tautológicas

Esta estrategia que conocemos todos sobradamente reconozco que me enamora. Es esa capacidad que tienen nuestros ilustres políticos de hablar, hablar y hablar sin decir absolutamente nada a través de discursos circulares.

Ejemplo: “Y acabaremos con el paro reduciendo el desempleo y generando los puestos de trabajo que tanto necesitan nuestros jóvenes” Sí, obvio, acabar con el paro es reducir el desempleo, y reducir el desempleo es generar puestos de trabajo. ¿Alguna sugerencia sobre cómo lo vais a hacer, majetes?

4.4. Manipulación de las estadísticas

Se me quedó grabada a fuego la definición jocosa de estadística que utilizaba un antiguo profesor del colegio hace ya 20 años para introducir el tema: “es la ciencia de que tú comes pollo aunque no te guste”. Si al 50% le gusta el pollo, somos dos y a mí no me gusta, no lo niegues, tú comes Mcpollos guarrindongos sí o sí hasta que te salen por las orejas.

Con los mismos datos estadísticos se pueden avalar unas ideas o las contrarias sin despeinarse, todo depende de la lectura que les demos. Y un ejemplo de manual lo podemos encontrar en la manipulación estadística que la antes mencionada Ana Pastor utilizó para defender la Ley de Violencia de Género. El problema es que “se le olvidó” ampliar un poquito la línea base, aspecto fundamental para establecer una comparación entre dos periodos temporales cuando se quiere evaluar la eficacia de una  medida tomada entre ellos.

 

Ana Pastor, ocultar datos estadísticos cuando no convienen para engañar a la gente está muy feo

Ana Pastor, ocultar datos estadísticos cuando no convienen para engañar a la gente está muy feo

4.5. Factoides o frandes mentiras

Por resumir, si sueltas una trola lo suficientemente grande, todo el mundo pensará que detrás de ella hay una parte de verdad. ¿Les recuerda a alguien?

Pues sí, sin saberlo estaba aplicando una técnica de manipulación, y a la vista está que fue efectiva

Pues sí, sin saberlo el chaval estaba aplicando una técnica de manipulación, y a la vista está que fue efectiva

4.6. Polarización

Es el equivalente del “o blanco o negro”. Aunque siempre hay una amplia gama de grises, consiste en hacer posicionarse al sujeto en uno de los dos polos extremos. O te posicionas a favor de la consulta, aunque sea ilegal y más falsa que una moneda de cuatro céntimos y te ponemos el cartelito de demócrata libertador, o eres un nacionalista español traidor a tu pueblo. Y sí, por sorprendente que parezca, cuela, vaya si cuela…

 

5.- Argumentaciones

Las argumentaciones son razonamientos que se utilizan para probar una afirmación. El problema como en los casos anteriores es que a veces podemos aceptar argumentos que no están basados en aspectos racionales. Un par de ejemplos.

5.1. Alternativa indeseable

Defendemos nuestra idea o proyecto afirmando que otra es peor. No creo que haya que probar aquí el uso del “y tú más” por parte de los partidos políticos, pero al menos entenderemos ya en qué se justifica su uso. Efectivamente, a pesar de lo que pueda parecer, funciona.

5.2. Uso de promesas concretas

El mejor argumento que se le puede dar a alguien, es que vamos a conseguir hacer realidad su petición. “Vóteme y le construyo enfrente de su casa el parque que lleva diez años solicitando”.

 

6.- Apelaciones emocionales

Los asiduos al blog ya saben que la principal vía para idiotizar al personal, o incluso a uno mismo, es apelar a las emociones. La emocionalidad es el camino fundamental para saltarse la racionalidad humana, por lo que no extraño que los grupos de dinámica sectaria utilicen esta estrategia como regla de oro para captar y someter al personal. Y no creerían ustedes que los políticos iban a dejar pasar este defectillo de software. Veamos otras estrategias de la categoría, además de la identificación catártica (niña de Rajoy) que ya hemos visto en la primar parte.

6.1. Conectar símbolos despreciados con el enemigo

Cuela una bandera con el aguilucho en un mitin del PP, o una con la hoz y el martillo en uno de IU, y ya tienes un filón para desprestigiar a los contrincantes. Además, lo bueno del asunto es que no tienes por qué esperar a que ocurra. Contrata a un sujeto que pase por la calle para que lo haga, o pídele el favor a un amiguete que no esté muy posicionado y habrás creado una realidad inexistente que te dará poderosos argumentos para la crítica.

pollo11012014

Paga 200 € al okupa de “Casa Flora” por afeitarse, otros 50 más por colocarse con la bandera del pollo en un mitin del PP, y deja que el mundo de la fotografía y la difusión siga su curso. Estrategia de primera para joderle unos cuantos miles de votos.

 

6.2. Apelaciones retrospectivas o prospectivas al temor

Fomentar el miedo a repetir el pasado (retrospectiva) o al futuro (prospectiva) si sucede un hecho determinado. Si gana el PP volvemos a los tiempos de Franco y si gana Podemos, España será la próxima Venezuela. Con la sinceridad que han demostrado los primeros y el programa de los segundos, no hace falta recurrir a estos extremos para dejarlos en evidencia.

6.3. Discurso del odio

Los prejuicios, la inoculación del odio y la violencia son otra estrategia eficaz para la manipulación de masas. Como muestra, el nacionalismo catalán, que la ha utilizado con gran eficacia para distraer la atención de los problemas reales que afectan a los ciudadanos. Mientras los pardillos estén mirando banderitas, no dan por saco cuando les recortamos sanidad, educación y desviamos los fondos de sus servicios sociales a los amiguetes que dirigen los medios de comunicación.

 

Si creen que esto es todo, todavía hay más, como veremos en la próxima entrada.

Salud y libertad…

Continuar a la 4ª parte

 Volver a la 2ª parte

Deja un comentario

Archivado bajo Política

Manipulación psicológica y partidos políticos (2ª parte)

“La herramienta básica para la manipulación de la realidad es la manipulación de las palabras. Si puedes controlar el significado de las palabras, puedes controlar a la gente que debe usar las palabras” (Philip K. Dick)

 

Maquiavelo, inspira de todo menos confianza

Maquiavelo, inspira de todo menos confianza

Si en la entrada anterior planteaba un diagnóstico basado en mi criterio personal sobre los modos de hacer de los principales partidos políticos, en esta trataré de describir y ejemplificar algunas de las estrategias de propaganda política más estandarizadas y habituales.

Como la primera parte ya me ha generado algún debate ciertamente interesante en twitter, quiero matizar antes que en modo alguno creo que esta sea la forma en la que se DEBE hacer política, me limito a describir la forma en que SE HACE y a constatar la eficacia electoral de estas estrategias. Y la explicación no puede ser más clara, la sociedad en muchos casos no sabe, y en otros muchos no quiere, pensar.

Por otro lado, la comunicación y la manipulación tienen entre sí límites muy difusos, y el hecho de que un determinado hecho se difunda a través de una estrategia de propaganda política no anula el hecho en sí. Que con Kim Jong Un se utilice la técnica de propaganda de demonización del enemigo, no anula que de hecho sea un ser despreciable (aunque @norcoreano nos lo haga más simpático).

Por tanto, el mal no está en utilizar algunas estrategias de propaganda, que simplemente muestran formas de comunicar que llegan más y mejor al sujeto, sino en utilizarlas de forma perversa o con intenciones claramente manipuladoras, que es de hecho lo que se está haciendo apelando a la estupidez de todos nosotros.

Nadie con dos dedos de frente puede pensar que los poderes establecidos conocen procedimientos de control o manipulación de la ciudadanía, producto de años de estudios y del avance del conocimiento científico como en cualquier otro campo, y no los van a utilizar para perpetuarse. Eso es vivir en el país de la gominola, calle de la piruleta.

Y como algunos me acusan con buen criterio de enrollarme más que las persianas, voy a tratar de ir al grano.

En el ámbito de la propaganda política (como en el ámbito jurídico) de lo que se trata es de vencer, y sólo si es posible, convencer. Hay que ser honestos, pensar es muy duro. Exige buscar argumentos, entender los argumentos del contrario, buscar datos, información, contra-argumentar, conceder que a veces no se tiene razón… En definitiva, es un coñazo. Así que lo mejor que se puede hacer por relación coste-eficacia es retorcer el lenguaje y las ideas para quedar más o menos bien y echar por tierra lo que dice el contrincante de forma que parezca que nuestra perspectiva es la correcta, lo sea o no.

Este fenómeno quedó patente en el esperado duelo dialéctico entre Solbes y Pizarro en el año 2008. Solbes tenía un perfil más político y Pizarro más técnico, lo que se pudo apreciar durante el debate. El resultado más o menos aceptado: Solbes ganó el debate y Pizarro lo perdió… con un pero. Tiempo después se comprobó que Pizarro decía la verdad y Solbes sencillamente mintió, haciendo uso de estrategias de propaganda política.

Dos pájaros de cuentas...

Dos pájaros de cuentas…

Y quien conoce bien este ámbito es Podemos, que como buen proyecto salido de la Facultad de Ciencias Políticas de la repugnante Universidad Complutense, está haciendo uso magistral de estas estrategias de propaganda.

Todas las estrategias de propaganda política que se señalan y otras muchas han sido extraídas del capítulo 3 del siguiente manual de Psicología Social aplicada, que recomiendo casi como libro de cabecera. [García Beaudoux, V., D´Adamo, O. y Slavinsky, G. (2012). Propaganda gubernamental. En A.V. Arias Orduña, J.F. Morales Domínguez, E. Nouvilas Pallejá y J.L. Martínez-Rubio. Psicología Social aplicada. (95-112). Madrid: Ed. Panamericana]

Como decía, pensar reflexivamente es costoso, así que lo mejor es utilizar los denominados heurísticos, atajos mentales basados en la intuición o la experiencia que permiten llegar a conclusiones sin demasiado esfuerzo. El problema de los heurísticos es que aunque pueden ser adaptativos en muchas circunstancias, también en muchas ocasiones pueden llevar a conclusiones erróneas. Por eso se utilizan de forma tan frecuente (e irrespetuosa) en la comunicación con fines propagandísticos.

 

1.- Etiquetado

El etiquetado consiste como su nombre indica en utilizar etiquetas para referirse a una determinada realidad, lo que ahorra esfuerzo cognitivo. Pero en función de nuestros objetivos podremos utilizar dichas etiquetas de forma perversa. Veamos dos ejemplos.

1.1. Etiquetas negativas.

Utilizar etiquetas negativas, por ejemplo contra un adversario, sin que exista realmente ningún dato real que la justifique es muy eficaz por el denominado efecto halo, que viene a decir que cuando asignamos una característica negativa a una persona, estamos más dispuestos a asignarle otras propiedades negativas añadidas.

Es el caso del archiconocido término “fascista” con que alguno se refiere hoy a cualquiera que no piense como él mismo, o el mucho más reciente término político “casta”. Porque si uno es un “fascista” o forma parte de la “casta”, cómo vamos a estar de acuerdo con lo que dice… nos convertiría en cercanos a ellos, así que lo mejor es rechazar todo lo que venga de esa fuente.

1.2. Generalización resonante.

La generalización resonante consiste en utilizar palabras y eslóganes atractivos pero que no se fundamentan realmente en ninguna propuesta, argumento ni análisis concreto.

El eslogan del PP “las ideas claras” o el del PSOE “pelea por lo que quieres” son una muestra. Analícemoslo, ¿le dice a usted algo que el PP tenga las ideas claras o que el PSOE le invite a pelar por lo que quiere? Hombre, si al menos uno nos dijera cuáles son sus ideas o si nos invitara el otro a pelear por lo que queremos nosotros y no por lo que les interesa a ellos, todavía tendría un pase, pero así en abstracto…

Y qué decir de los famosos “Podemos” o “regeneración democrática”. ¿Podemos qué? ¿Convertir a España en Venezuela? ¿Sacar a los terroristas de las cárceles? ¿Acabar con el bipartidismo? ¿Acabar con la corrupción? La respuesta puede variar ampliamente. Y en cuanto a la regeneración democrática, pues depende de cómo, porque intuyo que algunos tenemos un concepto diferente de regeneración democrática al que tienen en el PPSOE, así que sería mejor que nos dijeran CÓMO la quieren regenerar, que el hecho en sí mismo.

El PP que es cierto que tenía las ideas clarísimas. Una pena que no nos las explicara al resto (las de verdad, claro)

El PP, que es cierto que tenía las ideas clarísimas. Una pena que no nos las explicara al resto (las de verdad, claro)

 

2.- Asociación

El recurso de asociación consiste en unir dos ideas diferenciadas para que parezca que están fuertemente unidas, de forma que una adquiere características de la otra. Aunque existen muchas formas de concretar esta estrategia, señalaré solamente tres:

2.1. Palabras virtuosas

Una de las estrategias más utilizadas por los partidos políticos y particularmente por Podemos es utilizar un bombardeo de palabras bonitas que calen en los ciudadanos en cada discurso, de forma que ni siquiera dé tiempo a la audiencia a procesarlas, pero que “resuene” su eco tras el discurso.

Cuando Pablo Iglesias se pone trascendente es un fenómeno desarrollando esta estrategia. Habla de libertad, de recuperar la dignidad, de paz, de regenerar la democracia, de inserción, de garantizar la vivienda, de renta básica, de reactivar la economía, de solidaridad, de participación ciudadana, de coberturas sociales… Todo muy bonito, salvo porque no dice cómo pretende lograrlo. En definitiva, Pablito se dedica se le pregunte lo que se le pregunte a hacer diagnósticos y a decir que hay que acabar con la situación actual, pero sin aportar ni una sola solución. Nos ha jodido, Pablo, eso lo dicen todos, lo que queremos saber es cómo pretendes conseguirlo tú. De hecho, esta estrategia fue la que desmanteló Ana Pastor de un plumazo en la entrevista donde Pablito hizo el más absoluto de los ridículos.

 

2.2. Testimonial positivo y negativo

Consiste en mostrar cómo personas respetadas (positivo) o detestadas (negativo) avalan a una persona, idea, proyecto… con el fin de transferir ese reconocimiento o esa mala imagen al propio objeto de valoración.

En UPyD todavía tienen que responder por oleadas la acusación de que Ynestrillas apoyó a UPyD. Y es que, aunque sea cierto, en todo caso ese es un problema del propio Ynestrillas. Pero los opositores saben que asociar a Ynestrillas con UPyD proporciona esa imagen negativa que buscan, dejando caer que si uno es fascista el otro de rebote, debe desprender ese tufillo también. Claro, que en ocasiones (pocas) hay que reconocer que existe una especie de justicia divina que reparte estopa sin pudor, lo que en este caso se produjo cuando aquellos que utilizaban esta táctica propagandística para tildar a UPyD de fascista (etiquetado) se la tuvieron que envainar ante este titular: “El ultra Sáenz de Ynestrillas ficha por Podemos: equipara el discurso de Iglesias al de José Antonio

2.3 Gente feliz

Finalmente, esta estrategia que repatea el higadillo especialmente consiste en situar a gente guapa, salerosa y sonriente en armonía con quien tratamos de postular. El ejemplo más claro es la típica foto de mitin con floreros jovencitos detrás creando un ambiente festivo.

Floreros (y floreras) socialistas (y socialistas) actuando de jarrones (y jarronas) para mayor gloria del más pernicioso buenrollista que ha dado este Estado plurinacional, otrora país, que los fascistas (y fascistos) llaman España

Floreros (y floreras) socialistas (y socialistos) actuando de jarrones (y jarronas) para mayor gloria del más pernicioso buenrollista que ha dado este Estado plurinacional, otrora país, que los fascistas (y fascistos) llaman España

 

3.- Autoridad de la fuente

Los recursos basados en la autoridad de la fuente, además de en política, se utilizan con excelentes resultados en el ámbito comercial. Si alguien reputado o con supuestos amplios conocimientos por formación, experiencia o posición avala una idea o proyecto, lo inviste de más respetabilidad. Como en todos los casos, esto tiene su lado perverso. Veamos dos casos:

3.1. Construcción de credibilidad a través de fuentes secretas

Se trata de garantizar una afirmación apelando a fuentes de cierta posición que, por la razón que sea, no pueden revelarse.

“Según fuentes de la lucha antiterrorista…” o “Fuentes económicas de acreditada solvencia…”. La pregunta que surge es ¿quién lo ha dicho? Porque claro, uno que es retorcido, paranoico y malpensado puede pensar que en realidad nadie ha dicho nada, y que la están intentando colar apelando a fuentes que nadie puede contrastar. O peor aún, podemos llegar a pensar que el sujeto del que ha partido la información es un completo ceporro, con lo cual sería de agradecer poder identificarlo, más que nada para saber si podemos categorizarlo como persona solvente o no.

3.2. Los hombres sabios no pueden equivocarse

Apelar a una personalidad influyente o posicionada como fuente de la información siempre es garantía de triunfo.

Si nos dicen que el Presidente del Banco de España está en contra de una reforma económica, o el presidente del Tribunal Constitucional en contra de una reforma judicial, los opositores a dicha reforma ya tendrán un punto importante en que ampararse para criticarla. Aunque realmente el hecho en sí tampoco diga nada. ¿O acaso el presi del TC no ha sido colocado por un partido político, exactamente igual que el resto, y por tanto tiene que vender lo que le ordenen? Si al menos el sistema judicial fuera realmente independiente… Pero claro, este no es un blog de ciencia-ficción.

 

Seguiremos en la próxima entrada, a ver si algunos se enteran de que como dice la canción :”con una frase no se gana un pueblo, ni con un difrazarse de poeta…”. Un pueblo no, pero unas elecciones, desgraciadamente, sí .

(Canción dedicada a mi gran amigo y mejor persona @FVeiguela que sé que le encanta. Cómo cambiaría la copla y la política, si hubiera más con esa honestidad) ; )

Salud y libertad…

Continuar a la 3ª parte

Volver a la 1ª parte

1 comentario

Archivado bajo Política

Manipulación psicológica y partidos políticos (1ª parte)

“Un sociólogo norteamericano dijo hace más de treinta años que la propaganda era una formidable vendedora de sueños, pero resulta que yo no quiero que me vendan sueños ajenos, sino sencillamente que se cumplan los míos” (Mario Benedetti)

propagandaPor fin después de mucho tiempo he conseguido finalizar un proyecto que tenía pendiente desde hace meses, el diseño y construcción del curso “Técnicas Defensivas frente a la manipulación psicológica” que convendrán conmigo en que tiene, al menos a priori, un programa de estudio que como mínimo genera curiosidad.

Pero tras 7 años en el mundo de la política y los partidos (y con la perspectiva más fría que da estar ya fuera del tinglado), tengo que reconocer que ni por asomo imaginé que iba a encontrarme en ese mundillo con todo lo que vi, un aprendizaje que no se paga ni con el posgrado universitario más reputado en psicología social aplicada.

Cuando empecé en el campo de la política activa hace 7 años hubo dos razones que me impulsaron a dar el paso.

La primera, el cabreo. Estaba hasta las narices de los sinvergüenzas que dirigían la sociedad y llegué a la conclusión de que la única manera de cambiar las cosas era que gente nueva diera el paso porque los que estaban no iban a hacer nada diferente de lo que llevaban haciendo toda la vida con gran eficacia, chupar del bote. Un cambio exigía la llegada de gente que no estuviera ya corrompida por el funcionamiento del sistema político y que por tanto pudiera sustraerse a su influencia. Así que por simple conciencia social, me propuse dedicar al menos dos períodos (8 años) a intentar cambiar las cosas. Estuve 7 trabajando duro y aguantando en ocasiones la basura más nauseabunda, así que mi conciencia social en el ámbito político-partidista queda tranquila para los restos. Es hora de que lo intenten otros.

La segunda, que por aquel entonces se estaba constituyendo un partido que coincidía con mis postulados políticos, por lo que podía no solo ver, sino vivir desde dentro, la construcción de un partido político nuevo y analizar su funcionamiento y evolución desde una perspectiva EMIC. Eso para mi curiosidad patológica es el equivalente a ponerle a un niño de 3 años una tarta de mousse de chocolate en una sala y salir de ella diciéndole que no la toque. Obviamente metí el dedo y después toda la cara en el bizcocho.

Pero luchas, presiones, satisfacciones políticas y grandes decepciones personales aparte, lo que más me aportó esta experiencia fue poder comprobar que los intereses que mueven a la mayoría de las personas, y por tanto a los grupos donde se complica un poco más la mecánica (no mucho más), son de lo más simplón que existe: poder, dinero y sexo. Por ese orden.

Ello a pesar de que exista un pequeño porcentaje de personas lo suficientemente trastornadas como para tener por objetivo ayudar a los demás. Así, por pura bondad, por altruismo o como producto de algún trastorno genético. Pero que nadie se engañe, no son la norma. De hecho el nivel de inmundicia humana es elevado, y hay que agradecer en gran medida a las redes sociales haberlo puesto de manifiesto, para que los detestables buenrollistas griten un poquito menos su molesta ignorancia, y para que al menos juguemos todos con las mismas cartas boca arriba. Los casos del reciente asesinato de un agente de policía o de Toni Cantó son meros ejemplos de la miseria humana que convive perfectamente integrada en la sociedad.

Certera pintada en la calle Paraíso de Oviedo

Certera pintada en la calle Paraíso de Oviedo

En todo caso, divagaciones personales aparte, entremos al tema de la manipulación. Lo primero que hay que diferenciar en este ámbito son los conceptos, porque en muchas ocasiones ni siquiera técnicamente existen definiciones certeras que permitan diferenciar los procesos. Para entendernos, pues en sentido estricto es más discutible, podemos hablar de cuatro conceptos: influencia, persuasión, propaganda y reforma del pensamiento.

La influencia se compone de un conjunto de técnicas utilizadas especialmente para tratar de cambiar las actitudes de un sujeto (cogniciones, emociones o conductas) respecto a un objetivo en concreto. En este blog ya hemos descrito las principales técnicas de influencia aplicadas en el ámbito comercial o publicitario en las entradas del hilo “Consumid malditos

La persuasión se refiere al cambio de actitudes que se produce en una comunicación que tiene por fin precisamente influir en los demás. Se restringe por tanto al análisis de las variables que intervienen en el proceso de comunicación: emisor, receptor, contexto…

La propaganda política es el campo diferenciado que se encarga de las técnicas de influencia en los grupos sociales (más que estudiadas y muy eficaces) para tratar de condicionar las opiniones políticas de los ciudadanos. Por tanto, se rige por principios propios que operan en los procesos de comunicación y van más allá de las técnicas de influencia generales.

Y la reforma del pensamiento, por último, es un proceso global que tiene por finalidad cambiar la personalidad global de otro sujeto, destruyendo sus marcos de referencia y aportándole otros nuevos. Es el que utilizan los grupos de dinámica sectaria, y busca en definitiva controlar al sujeto de forma completa, convertirlo en un zombie al más puro estilo de las películas de Romero.

Por supuesto, estos fenómenos no son procedimientos estancos y en ocasiones pueden solaparse técnicas y principios de unos y otros o llevarse a cabo de forma parcial. Por ejemplo, ya hemos visto cómo algunas estrategias limitadas de la reforma del pensamiento han sido y siguen siendo aplicadas a nivel social por el nacionalismo catalán.

O es el día de San Canuto o huele a blanco y negro…

Eso sí, si es usted de los que piensa que jamás en la vida ha sido presa de ningún proceso de manipulación, que eso solo afecta a la gente mentalmente débil o que su superioridad intelectual le hace inmune a cualquier fenómeno persuasivo, le invito a que no siga leyendo. No quiero hacerle perder el tiempo, y con esas convicciones ya podemos asumir que es usted idiota sin remedio, aunque debería plantearse como le he colado que visionara el programa de estudios de mi curso de manipulación. Podrá cursarlo o no, pero ya he conseguido que lo conozca ; )

En todo caso y para el resto, entre los que me incluyo, comenzaré por el final. Como a fin de cuentas mi entrada de esta ocasión pretende centrarse en los procesos de propaganda política, empezaré haciendo una valoración, absolutamente subjetiva, personal y nada profesional (o poco), de las estrategias generales que utilizan los principales partidos políticos, para a continuación (en la próxima entrada) describir algunos procedimientos más sistemáticos y habituales en este campo. Vayamos por partes como dijo Jack.

El Partido Popular tiene un serio problema de comunicación, pero dicho problema no está solo en sus estrategias de difusión del mensaje, sino en su propia configuración. Es un partido tan sumamente alejado de la realidad social, con una distancia tan enorme de sus miembros respecto de la vida de la mayoría, que obviamente no puede conectar con el ciudadano estándar.

Es por ello, que una estrategia bien conocida y utilizada como la identificación catártica, se convirtió en una auténtica pesadilla para ellos. Esta técnica consiste en utilizar una historia con la cual las personas se identifican fácilmente, lo que puede provocar una respuesta emocional positiva. La aplicación práctica de esta estrategia fue el caso de la niña de Rajoy en el famoso debate televisivo o el hilarante momento del niño de “los chuches”. Su problema fue que nadie le creyó la historia ni nadie se identificó con ella. ¿Por qué? Porque todos sabemos que en la vida de Mariano y sus colegas la crisis no genera ningún drama que impida llevar a sus hijas a estudiar a EE.UU. o que implique que a su hijo le rebajen la paga. Tiene para chuches y para tres Ferraris si le place, y ninguno vamos a llorar porque en vez de cuatro coches solo pueda pagarse tres.

Su oposición aprovecha este filón y lo hace ver como un partido lejano que busca los intereses de la clase más acomodada de la sociedad, lo que por cierto, ejecuta sin particular disimulo. Realmente, si no fuera por la actuación estelar de sus opositores, no se comería ni los mocos, ya que como hemos visto, las veces que ha ganado las elecciones no ha sido precisamente por méritos propios sino por deméritos ajenos.

El PSOE por otro lado, se rige por dos estrategias. La primera, muy eficaz, consiste en haber creado un discurso bastante idiotizante e infantil (el discurso infantil es una estrategia de manipulación ampliamente estudiada que limita el pensamiento) fundamentado en el estereotipo de erigirse como el partido prototipo de izquierda defensor de los trabajadores. Por ello son constantes sus apelaciones a este colectivo, a la izquierda, el miedo a la derecha… Su problema ha sido cagarla soberanamente cuando ha intentado integrar a nuevos colectivos (feminismo, ecologistas…) creando un discurso progre-guay (miembros y miembras…) propio de buenrollistas iluminados al margen de los problemas sociales reales, lo cual lo ha alejado de sus propios votantes. Si a eso sumamos que la incoherencia de sus dichos con sus hechos ya era difícil de ocultar, la debacle era obvia. En todo caso, hay que reconocerles que la publicidad (que no la propaganda) no la manejan mal.

Pero esa es la estrategia para los incautos,los crédulos, la principal consiste en haber configurado una red clientelar de la que depende el sustento de muchas familias. Esto lo podemos ver en Andalucía. Ahí no hay propaganda que valga, cuando las lentejas de tu familia dependen de que un partido gane las elecciones, se les vota y punto, ya haya escándalos de corrupción de ERES o de perres, seas de derechas, de izquierdas o de extremo diagonal. Aquí por supuesto, surge un problema, cuando pierdes tu condición de gobernante y ya no tienes qué repartir, corres el riesgo de que tu votante empiece a apoyar a otro partido que sí lo haga y le dé su parte del pastel. Así que o el PSOE recupera pronto su condición de gestor, lo que no parece probable, o su debacle puede ser de órdago. La estrategia de pagar al ambicioso es también muy efectiva, pero peligrosa. ¿Por qué? Porque alguien puede pagar más.

Izquierda Unida es la versión extrema del PSOE, en la propaganda y posiblemente en todo lo demás. Si el discurso del PSOE jamás proporciona un argumento, solo eslóganes, Izquierda Unida repite la jugada. En realidad, su estrategia siempre ha consistido en copiar la del PSOE yendo un paso más allá. Si el PSOE utiliza la estrategia del miedo con la llegada de la derecha, IU mete miedo con que vuelven los tiempos de Franco, si el PSOE apela a postulados feministas, los de IU hablan de la sociedad heteropatriarcal. Vamos, son lo mismo pero más. Y francamente, con la mezcolanza extraña de grupos y subgrupos que configuran IU bastante tienen con entenderse entre ellos, como para que los entendamos los demás. Eso sí, como en su seno hay un cierto sector importante donde el fanatismo dogmático campa a sus anchas, no es extraño que el rechazo a la crítica adopte formas a veces casi sectarias, con argumentos tan inapelables y peregrinos como mi adorado “es propaganda imperialista”.

propagandaimperialista

Todo lo que no me da la razón es propaganda imperialista y todo el que no esté de acuerdo conmigo es un facha

Los nacionalistas son mundo aparte porque hasta hace bien poco todos funcionaban en régimen de red clientelar a pequeña escala (tipo PSOE), lo que es más efectivo pues siempre se puede controlar más fácilmente la red en un contexto reducido que en un contexto territorial mayor. Pero después de los últimos acontecimientos, algunos han querido ir más allá y directamente han comenzado a funcionar a nivel de dinámica sectaria. Ya incluí anteriormente el enlace a las entradas de cómo utilizan los nacionalistas algunas técnicas de reforma del pensamiento.

Los nacionalistas catalanes me recuerdan en sus procedimientos propagandísticos a la Alemania de mediados del siglo XX: lenguaje bélico, disparo de emociones, utilización de símbolos, marchas de antorchas con intenciones místicas, creación de un enemigo malo malísimo… Pero hay un caso que por su similitud y lo que representa es altamente llamativo (y peligroso). Cuando los nazis en Alemania empezaron a desbarrar a lo grande (más si cabe que en sus orígenes), plantearon teorías hilarantes como la teoría de la tierra hueca, la descendencia germánica de los habitantes originales de Agartha y Shambala o chorradas esotéricas por el estilo sin ningún tipo de fundamento. Lo verdaderamente preocupante es que tales conocimientos se “validaron” socialmente en algunos casos por la aceptación de tales supuestos por muchos académicos de las Universidades alemanas. Y es que la connivencia con el poder, o simplemente el acceso a las subvenciones, puede hacer que un gran número de eruditos no tenga ningún reparo en avalar la estupidez más monumental si con ello va a obtener beneficios. Esto nos lleva de nuevo al origen del blog y los tres poderes que mueven el mundo, pero ejemplifica también algún fenómeno que podemos apreciar en las Universidades catalanas, y que cuesta entender cuando se observa desde una perspectiva externa.

Los nacionalistas vascos para eso son mucho más listos y con controlar su parcelita de poder (y de pasta) tanto cuando gobiernan como cuando no, tienen suficiente. Al menos de momento, porque ya veremos si se dejan contagiar por el fanatismo vecino.

Unión, Progeso y Democracia (UPyD) es otro que ha actuado con una absoluta torpeza. Mi partido o expartido (o lo que sea, porque aunque en teoría soy simpatizante ya no sé ni cuál es mi situación respecto a él), debería de replantearse su estrategia de comunicación de cabo a rabo. Con toda la lealtad que le guardo al proyecto y al partido (aunque algún personaje en concreto desee verme muerto y exorcizado) le invito con la mejor intención a que redefina su forma de comunicar.

Ya lo he dicho varias veces así que no voy a ir más allá: apelar al intelecto de la sociedad, a la argumentación racional, al análisis sereno y estudiado de las propuestas, al estudio de los puntos programáticos por parte de los ciudadanos, es garantía de un HOSTIAZO descomunal en los resultados electorales. Vale que el partido esté formado por mentes pensantes de alto nivel y rigor intelectual, pero la sociedad NO lo está. Por eso, en lugar de diseñar concienzudos análisis y programas gloriosos, deberían dedicarse a pensar titulares de no más de 140 caracteres. Puede que sea algo maquiavélico pero desde luego es infinitamente más realista. La sociedad que concede a Adán y Eva y a Sálvame la cuota de pantalla que tiene, no está para lecturas densas y barrocas y sesudos análisis reflexivos.

Esa es, entre otras, la razón por la que un partido como Ciudadanos, con un hacer que deja bastante que desear pero con unas estrategias comunicativas brillantes, le ha comido amplio terreno. De nuevo la palabrería ha sido mucho más valorada que los hechos, por lo que o UPyD empieza a jugar con esas reglas, o tiene los días contados.

Y por último Podemos, un partido que a base de repetir un diagnóstico que la sociedad quería escuchar, se ha hecho un hueco en el panorama político sin aportar ni una sola solución. Un ejemplo brillante de utilización de propaganda política con mayúsculas (como veremos) que sin duda le reportará grandes resultados. No es extraño que sus líderes provengan del ámbito universitario y que por tanto conozcan esas estrategias maquiavélicas de forma milimétrica. Estrategias que desarrollan con gran maestría y con intenciones más que evidentes para quien sepa leer entre líneas.

Es la antítesis de UPyD, sin haber hecho absolutamente nada y sin haber realizado ni la más mínima propuesta concreta, han conseguido ya su primer éxito simplemente aplicando las estrategias de manipulación más habituales utilizadas en el campo de la propaganda política, estrategias que describiré en la próxima entrada.

Salud y libertad…

Continuar a 2ª parte

4 comentarios

Archivado bajo Política