Archivo de la etiqueta: llingua

Imposición nacionalista ya en Asturias

“El objeto de la educación es formar seres aptos para gobernarse a sí mismos, y no para ser gobernados por los demás” (Herbert Spencer)

La última en Asturias parece ser una nueva concesión de los mamporreros del PSOE al lobby político-partidista nacionalista para incluir de forma obligatoria en el curriculum de primaria el asturiano en cualquiera de sus vertientes: o bien la denominada Llingua Asturiana o para aquellos que no la deseen, la alternativa de cultura asturiana, en cualquier caso una asignatura supuestamente de libre elección con la que se trata de imponer a los padres una decisión la quieran o no, bajo el insulto de una falsa elección.

Prescindiendo del tema de la Llingua, que me parece muy bien que se oferte y sea cursada por todos aquellos que así lo soliciten, y de la cultura asturiana, considerándome un auténtico enamorado de la mitología asturiana desde que leí a Constantino Cabal (por lo que no tolero el reparto de carnet de los babayos de siempre que no han leído ni una coma ni saben de qué va la copla), el problema de nuevo viene por el intento de imposición vergonzante para todos de lo que solo desean algunos, fundamentándose como no podía ser de otra manera en la más nauseabunda tergiversación o directamente en la mentira política.

Esto puede apreciarse si consideramos que el principal argumento de la consejera de educación, Ana González, es que el asturiano “es una demanda de la comunidad educativa, no una imposición”. Pero si leemos la noticia del diario La Nueva España, nos enteramos de que para la consejera dicha comunidad educativa está formada por “los sindicatos, asociaciones de padres y madres como la FAPA Miguel Virgós, o FAPA Xixón, y a la Academia de la Llingua”.

Algo no cuadra, más si vamos a la web educastur donde nos señala que existen cuatro Federaciones de AMPAS: COAPA, CEAPA, CONCAPA y la mencionada Virgos. Así que mi primera duda es (porque lo desconozco, no insinúo nada) por qué se considera que una Federación de AMPAS de cuatro existentes representa a la comunidad educativa, teniendo en cuenta el carácter local de la otra.

Y por supuesto, prescindiendo de los sindicatos, tan politizados ellos y tan al rabo siempre de quien reparte las subvenciones, me pregunto cómo la consejera tiene la absoluta desfachatez de incluir entre los representantes de la comunidad educativa a la Academia de la Llingua, que no representa a nadie en dicha comunidad, y que desde luego es arte y parte en el asunto, porque estará encantada del cambio aunque solo sea para colocar a sus amiguetes y asociados. Porque si el lobby llingüístico tiene una utilidad evidente, nadie lo duda, es chupar subvenciones y crear puestos de trabajo artificiales en los que colocar a los colegas como ya ha ocurrido en tantos lugares de la geografía. Todavía recuerdo en mi primer acercamiento al mundillo literario hace unos años cuando me dijeron: “Tío, escribe en asturiano. La Academia de la Llingua tiene subvenciones y está publicándolo todo aunque sea una mierda para promocionar la llingua. Es el momento” (Lo cierto es que ignoro si era cierto o un simple rumor).

De hecho, no deja de ser paradójico que ante tal consenso educativo, en tan solo unos pocos días ya se haya constituido un grupo de padres que, con buen criterio, no entienden que se imponga a sus hijos un idioma que ni siquiera es co-oficial en la propia Comunidad Autónoma. Un grupo que va creciendo progresivamente, y que en la plataforma Change.org suma ya casi 1.500 firmas de adhesión.

En todo caso, el tema de la elección forzosa y de las manipulaciones promovidas por miserables en esta imposición no es nuevo. Recuerdo cómo a comienzos de este curso una impresentable maestra de cierto colegio, ante la falta de solicitudes para cursar asturiano, fue con toda su miseria hablando con los padres, diciéndoles que su hijo era el único que no se había matriculado en asturiano, por lo que estaría marginado y al margen del grupo si no lo hacía. Obviamente, la cosa coló entre varios padres hasta que el tema se comentó más adelante, cuando ya el curso estaba avanzado. Una pena que las tragaderas de muchos para evitar problemas sean mayores que su deseo de libre determinación.

También cómo el año pasado, algunos padres de los chiquillos que cursaban religión y asturiano, se quejaron de las alternativas (un programa de desarrollo de la inteligencia e informática), pues sus hijos no iban a poder cursar esas fantásticas asignaturas alternativas. Y es que aquí está el verdadero problema del tinglado, no se trata solo de que sus hijos cursen lo que les viene en gana, sino de condicionar (e imponer) lo que tienen que cursar los hijos de otros.

Porque a mí, me parece estupendo que sus hijos reciban clases de asturiano, religión, esperanto o cienciología aplicada con matices de reiki IV, pero me molesta profundamente que pretendan imponer a los de los demás un aprendizaje que no se considera básico y elemental (o peor aún, que les adoctrina, pues ya sabemos de qué va la copla por lo existente en otras comunidades) cuando podrían estar formándose en otros aspectos (idiomas, tecnologías, salud…) que considero serían mucho más importantes para su vida personal y profesional.

De hecho, no dejo de preguntarme si precisamente en esta situación no hay algo de política maquiavélica. Quizás esos políticos tan “preocupados” por el asturiano lo que pretenden es que, apelando a la emocionalidad primaria del nacionalismo provinciano, sean los propios ciudadanos los que pidan seppuku en masa, mientras sus hijos estudian varios idiomas en colegios privados al estilo nacionalista catalán, o se forman en idiomas mayoritarios en las academias privadas que gustosamente pagan al salir de los centros escolares.

Esto, en una “ficción maquiavélica” claro está, garantizaría en el futuro una mayor competencia personal, profesional y laboral que aseguraría el relevo generacional en la cúspide social. Y oye, ¿qué mejor manera de conseguir superioridad frente al resto que haciendo que la propia masa social en desventaja la pida aplaudiendo las medidas que la garantizan con las orejas?

En fin, esperemos que no cunda el ejemplo, no sea que además de elegir entre llingua asturiana y cultura asturiana, el año que viene tenga que elegir también entre religión católica y fe católica. Ante tanta alternativa, no sabría qué elegir…

Y para finalizar, les invito a ver este video en el que pueden apreciarse los delirios y la psicosis que se generan cuando se permite a fanáticos nacionalistas meter el focico (n´asturianu) en la educación:

Salud y (a ver si algunos se lo meten en la cabeza) LIBERTAD

 

Anuncios

8 comentarios

Archivado bajo Educar, Política