Archivo de la etiqueta: circo

Por qué Cristiano nunca alcanzará a Messi

“La unión en el rebaño obliga al león a acostarse con hambre” (Proverbio africano)

Visto que llevo ya varias semanas en plan profundo, hoy voy a descolgarme con el post más intrascendente y frívolo de cuantos he escrito y probablemente escribiré. Así, de paso, podré hacer otro de mis pequeños experimentos conductuales, que es comparar la media de visitas a post que hablan sobre el ser humano, la psicología, la vida… y los que lo hacen a algo tan frívolo, superficial e intrascendente como el fútbol. Vamos pues a analizar a dos de los protagonistas de la pista central del espectáculo de la segunda parte del dicho… pan y circo.

Intentar analizar desde un punto de vista mínimamente neutral algo que despierta tantas pasiones como quién es mejor futbolista entre Cristiano Ronaldo y Messi es ciertamente difícil, más que nada porque la gran mayoría de esas valoraciones no responden a criterios racionales, sino emocionales. Con el fútbol pasa como con la educación, todo el mundo cree que sabe, pero en realidad pocos saben de lo que hablan. Y no, yo no soy uno de ellos, y menos en cuanto a técnica y estrategia se refiere.

Esto se demuestra por ejemplo, cuando los grandes periodistas deportivos dicen mamarrachadas como: “es tarjeta roja porque es el último defensor”, cuando hay múltiples situaciones y posiciones en que siendo el último defensor quien realiza la falta, no tiene por qué ser expulsado; o: “es fuera de juego”, cuando ni siquiera saben que para señalar fuera de juego tiene que haber una combinación de posición e influencia, cosa que parecen desconocer al mencionar esa estupidez del fuera de juego posicional, que sencillamente no existe pues si no hay influencia no hay fuera de juego. No mencionemos ya que, si la cosa no ha cambiado desde que yo arbitraba (que lo desconozco), la posición del fuera de juego se mide por la posición del pie más atrasado.

En fin, el caso es que como la prensa deportiva deja en evidencia por su hooliganismo y su fidelidad a la mano que le da de comer, hasta a la prensa convencional, cosa harto difícil, llegar a un análisis racional es ciertamente complicado.

Como ya he dicho que no soy precisamente un crack de la técnica y la estrategia, exactamente igual que el 99% de los que lean esto, aunque muchos se tengan en muy alta estima, voy a explicar en qué me baso para decir que uno no podrá alcanzar al otro, que no es sino en estudios empíricos de carácter psicológico (y es que hay toda una disciplina psicológica, la psicología del deporte, que se dedica a analizar las relaciones entre las variables de los deportistas y su rendimiento).

Vamos a asumir de inicio que independientemente de las variaciones en cada una de sus habilidades, estos dos sujetos tienen la misma capacidad deportiva y el mismo potencial en cuanto a su calidad en el fútbol. Vale, Messi tiene más técnica pero Cristiano más potencia; uno más agilidad, pero el otro más fuerza; uno más precisión, pero el otro más remate de cabeza… Asumiendo que son los dos mejores futbolistas del mundo, concedámosles pues un potencial de juego semejante.

En igualdad de estas condiciones existen varios estudios que demuestran que una variable de gran influencia en el rendimiento es la motivación. Y es aquí donde existen dos tipos de motivación deportiva, la motivación orientada hacia la tarea y la orientada hacia el ego. La motivación orientada hacia la tarea es aquella que mide el éxito en función de su grado de aprendizaje o dominio de la tarea, mientras que la motivación orientada hacia el ego utiliza criterios externos para determinar su competencia y basa su éxito en superar a otros deportistas.

Dicho de otro modo, el primero intenta superarse a sí mismo y el segundo, superar a lso demás. Y es aquí donde podemos establecer esa diferencia, porque los estudios demuestran que la orientación hacia la tarea implica menores niveles de ansiedad que la orientación hacia el ego, siendo la ansiedad una variable muy influyente pues correlaciona negativamente con el rendimiento.

Es cierto que no tengo pruebas de la motivación de uno y otro, pero creo que puede ser una percepción bastante generalizada que Messi se divierte mucho más jugando al fútbol, disfruta con la propia actividad haciendo jugadas imposibles y prescindiendo de referentes ajenos, mientras que Cristiano Ronaldo siempre está más pendiente de contestar al público, de la chulería fanfarrona o incluso en los medios de prensa, de las comparaciones, precisamente con Messi, de las que este pasa olímpicamente.

El siguiente punto, relacionado con la motivación, es el que se produce en los experimentos que analizan la condición de competición, o ganar cueste lo que cueste. En estos experimentos se crean dos grupos, uno de competición y otro centrado en la maestría de la actividad. Mientras a los sujetos del primer grupo se les induce y ordena competir contra los otros participantes, a los del segundo grupo, se les anima para que intenten realizar la tarea lo mejor posible. Los resultados ponen de manifiesto que aquellos sujetos de la condición de maestría muestran mejores resultados, y que los de la condición de competición, además de tener peores resultados, se divierten menos, muestran menos interés por la tarea con la repercusión que ello tiene para desarrollar el aprendizaje y tienen menos motivación intrínseca (lo que también perjudica el rendimiento).

Por si esto fuera poco, aquellos deportistas que forma parte de equipos deportivos cuya motivación está orientada hacia el ego y que priman la condición de competición, tienen un impacto muy negativo en la cohesión del grupo, lo que es otra variable relevante añadida a la hora de determinar el rendimiento del grupo, pues también los estudios demuestran que existe una relación positiva entre cohesión de equipo y éxito en los deportes que requieren cooperación, como es el caso del fútbol.

Esto lo supo ver muy bien Guardiola (al que tengo especial inquina, pues no me gustan los lobos con piel de cordero), cuando directamente decidió prescindir de Eto´o en el Barcelona. Eto´o era un gran jugador, de los mejores del Barcelona, pero al igual que Cristiano, era un personaje que solo se interesaba por su propia individualidad y al que el grupo le importaba un comino. Eso suponía una ruptura de la cohesión interna del bloque, lo que implicaba mayores costes para el equipo que los beneficios que él mismo aportaba como jugador. Por eso Guardiola siempre manifestó, y no mentía, que no tenía nada contra él como jugador pues era un jugador magnífico. Lo que le faltó fue decir la segunda parte… “pero me revienta el equipo

Hablando claro, si quieres que tu equipo sea tal, crea un grupo donde los mejores trabajen por un objetivo común, pero no permitas que un líder egocéntrico crea (o haga efectivo) estar rodeado de mediocres para resaltar su superioridad (táctica Zapatero).

Por eso, hasta que el Madrid no asuma que el rendimiento en un deporte de equipo pasa por constituir un equipo cohesionado, y no una suma de individualidades geniales, no podrá igualar a los dos equipos que a día de hoy tienen grupos más sólidos, el Barcelona y la selección española, que han hecho del conjunto mucho más que la suma de sus partes.

Salud y libertad

P.D: Para que aquellos que lo deseen puedan ponerme a parir a gusto y con fundamento, aclaro varias cosas. Primero, que la perspectiva utilizada para lo analizado es la propia de la Psicología Social del Deporte; segundo, que detesto el mundo del fútbol desde cierto tiempo después de ser árbitro (aunque todavía me di una oportunidad que no duró mucho más); tercero, que después de tener diferentes perspectivas en ese mundillo, considero que está plagado de hienas carroñeras que sólo van a pillar cacho en un mundo donde hay demasiado ingreso, una total falta de principios y mucho sectario incauto dispuesto a hacer el trabajo sucio para alguien a quien le importa un pito lo que representa; cuarto, que si tuviera que definirme seguidor de alguno de los dos equipos principales lo haría, paradójicamente ante lo que puede parecer, como madridista; quinto, que para quienes sienten que ese grado de identificación emocional y territorial con los personajes de los que hablo les lleva al arrebato, les recuerdo que son un portugués y un argentino; y sexto, que no tengo ningún tipo de aprecio por ninguno de los dos, ya que si no fuera porque son los dos mejores futbolistas del mundo (y a mí eso no me dice nada), desde mi punto de vista uno apenas tendría la capacidad básica para expresarse en una entrevista de trabajo y otro no pasaría de ser un participante de Gandía Shore (dicho esto con todo mi desprecio, pues hablando en un post de fútbol todavía habrá quien piense que lo utilizo como un halago).

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo General, Psicología