Apuntes psicológicos en el debate griego

“Las cuerdas que amarran el respeto de unos por otros son, en general, cuerdas de necesidad” (Blaise Pascal)

Me vais a permitir una entrada breve simplemente para explicar por qué todo el debate en torno a Grecia me parece un teatrillo al más puro estilo “Sálvame” en versión política. Y recalco que cuando hablo del teatrillo me refiero al debate social, no a la propia situación del PUEBLO griego que tiene todo mi apoyo y mi compasión frente a los sinvergüenzas de la troika y a los también sinvergüenzas de los políticos griegos elegidos desde hace muchos años democráticamente para robarles (¿a quién me recordarán?).

Y la explicación está en la pirámide de Maslow, una teoría psicológica básica sobre las necesidades humanas según la cual cualquier ser humano necesita tener cubiertas unas necesidades básicas para preocuparse por las necesidades de un escalón superior. La pirámide es tan simple como fácilmente entendible.

maslow

Esto quiere decir que para empezar a preocuparse por la amistad por ejemplo, que es una necesidad de afiliación, primero hay que tener bien cubiertas las necesidades de seguridad y las necesidades fisiológicas al completo; y para preocuparse por la propiedad, una necesidad de seguridad, primero hay que tener asegurado el cocido.

Por eso el debate en las redes sociales y en este país es estúpido en sí mismo. Porque mientras aquí algunos se permiten el lujo de pontificar sobre dignidad (cuarto y quinto escalón) con el estómago lleno y con la cervecita bien fría acompañada de unas aceitunas en la terracita de turno, en Grecia el debate no va solo sobre dignidad (o al menos no para todos), sino sobre garantizarse las necesidades básicas como comer.

Y quizás por eso Tsipras, que pase lo que pase va a alimentarse estupendamente a mesa puesta, pueda permitirse el lujo de dar pomposos discursos sobre el respeto como país pero los griegos de a pie que no tienen las habichuelas garantizadas entiendan el debate de otra forma.

Rogaría eso sí, recordando como dice Carlos Herrera que: “hay más tontos que botellines” (y maniqueos no digamos), que nadie pretendiera ahora identificarme con los defensores del sector opuesto.

Porque en España, la mayoría de los que defienden el pago con usura, independientemente de las condiciones, muy probablemente en lo que estén pensando es en que como los griegos se planten la bolsa va a bajar y la prima a subir, con la posible repercusión en sus bolsillos. Y claro, una cosa es que los griegos coman mierda, cosa que a algunos haciendo gala de la humanidad que exhibirán en misa el domingo les importe un bledo, y otra que a ellos les quiten las olivitas mencionadas.

Resumiendo, que el debate será político pero también humano. Desde lo político que lo solucionen los usureros egocéntricos de los políticos europeos, pensando siempre en sus puestos en lugar de en sus pueblos, junto con los mentirosos políticos griegos, los mismos que llevan décadas llevándoselo crudo y mintiendo como bellacos para falsear datos con los que conseguir más y más fondos.

Desde lo humano, mejor tener en cuenta que dar lecciones de moral a los demás, sean estas sobre pagar lo prestado o sobre rechazar el pago a golpe de dignidad, es más fácil cuando se habla desde un escalón donde la mitad de los problemas están resueltos.

Mi apoyo a los ciudadanos griegos… salud y libertad

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Política, Psicología

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s