Manipulación psicológica y partidos políticos (1ª parte)

“Un sociólogo norteamericano dijo hace más de treinta años que la propaganda era una formidable vendedora de sueños, pero resulta que yo no quiero que me vendan sueños ajenos, sino sencillamente que se cumplan los míos” (Mario Benedetti)

propagandaPor fin después de mucho tiempo he conseguido finalizar un proyecto que tenía pendiente desde hace meses, el diseño y construcción del curso “Técnicas Defensivas frente a la manipulación psicológica” que convendrán conmigo en que tiene, al menos a priori, un programa de estudio que como mínimo genera curiosidad.

Pero tras 7 años en el mundo de la política y los partidos (y con la perspectiva más fría que da estar ya fuera del tinglado), tengo que reconocer que ni por asomo imaginé que iba a encontrarme en ese mundillo con todo lo que vi, un aprendizaje que no se paga ni con el posgrado universitario más reputado en psicología social aplicada.

Cuando empecé en el campo de la política activa hace 7 años hubo dos razones que me impulsaron a dar el paso.

La primera, el cabreo. Estaba hasta las narices de los sinvergüenzas que dirigían la sociedad y llegué a la conclusión de que la única manera de cambiar las cosas era que gente nueva diera el paso porque los que estaban no iban a hacer nada diferente de lo que llevaban haciendo toda la vida con gran eficacia, chupar del bote. Un cambio exigía la llegada de gente que no estuviera ya corrompida por el funcionamiento del sistema político y que por tanto pudiera sustraerse a su influencia. Así que por simple conciencia social, me propuse dedicar al menos dos períodos (8 años) a intentar cambiar las cosas. Estuve 7 trabajando duro y aguantando en ocasiones la basura más nauseabunda, así que mi conciencia social en el ámbito político-partidista queda tranquila para los restos. Es hora de que lo intenten otros.

La segunda, que por aquel entonces se estaba constituyendo un partido que coincidía con mis postulados políticos, por lo que podía no solo ver, sino vivir desde dentro, la construcción de un partido político nuevo y analizar su funcionamiento y evolución desde una perspectiva EMIC. Eso para mi curiosidad patológica es el equivalente a ponerle a un niño de 3 años una tarta de mousse de chocolate en una sala y salir de ella diciéndole que no la toque. Obviamente metí el dedo y después toda la cara en el bizcocho.

Pero luchas, presiones, satisfacciones políticas y grandes decepciones personales aparte, lo que más me aportó esta experiencia fue poder comprobar que los intereses que mueven a la mayoría de las personas, y por tanto a los grupos donde se complica un poco más la mecánica (no mucho más), son de lo más simplón que existe: poder, dinero y sexo. Por ese orden.

Ello a pesar de que exista un pequeño porcentaje de personas lo suficientemente trastornadas como para tener por objetivo ayudar a los demás. Así, por pura bondad, por altruismo o como producto de algún trastorno genético. Pero que nadie se engañe, no son la norma. De hecho el nivel de inmundicia humana es elevado, y hay que agradecer en gran medida a las redes sociales haberlo puesto de manifiesto, para que los detestables buenrollistas griten un poquito menos su molesta ignorancia, y para que al menos juguemos todos con las mismas cartas boca arriba. Los casos del reciente asesinato de un agente de policía o de Toni Cantó son meros ejemplos de la miseria humana que convive perfectamente integrada en la sociedad.

Certera pintada en la calle Paraíso de Oviedo

Certera pintada en la calle Paraíso de Oviedo

En todo caso, divagaciones personales aparte, entremos al tema de la manipulación. Lo primero que hay que diferenciar en este ámbito son los conceptos, porque en muchas ocasiones ni siquiera técnicamente existen definiciones certeras que permitan diferenciar los procesos. Para entendernos, pues en sentido estricto es más discutible, podemos hablar de cuatro conceptos: influencia, persuasión, propaganda y reforma del pensamiento.

La influencia se compone de un conjunto de técnicas utilizadas especialmente para tratar de cambiar las actitudes de un sujeto (cogniciones, emociones o conductas) respecto a un objetivo en concreto. En este blog ya hemos descrito las principales técnicas de influencia aplicadas en el ámbito comercial o publicitario en las entradas del hilo “Consumid malditos

La persuasión se refiere al cambio de actitudes que se produce en una comunicación que tiene por fin precisamente influir en los demás. Se restringe por tanto al análisis de las variables que intervienen en el proceso de comunicación: emisor, receptor, contexto…

La propaganda política es el campo diferenciado que se encarga de las técnicas de influencia en los grupos sociales (más que estudiadas y muy eficaces) para tratar de condicionar las opiniones políticas de los ciudadanos. Por tanto, se rige por principios propios que operan en los procesos de comunicación y van más allá de las técnicas de influencia generales.

Y la reforma del pensamiento, por último, es un proceso global que tiene por finalidad cambiar la personalidad global de otro sujeto, destruyendo sus marcos de referencia y aportándole otros nuevos. Es el que utilizan los grupos de dinámica sectaria, y busca en definitiva controlar al sujeto de forma completa, convertirlo en un zombie al más puro estilo de las películas de Romero.

Por supuesto, estos fenómenos no son procedimientos estancos y en ocasiones pueden solaparse técnicas y principios de unos y otros o llevarse a cabo de forma parcial. Por ejemplo, ya hemos visto cómo algunas estrategias limitadas de la reforma del pensamiento han sido y siguen siendo aplicadas a nivel social por el nacionalismo catalán.

O es el día de San Canuto o huele a blanco y negro…

Eso sí, si es usted de los que piensa que jamás en la vida ha sido presa de ningún proceso de manipulación, que eso solo afecta a la gente mentalmente débil o que su superioridad intelectual le hace inmune a cualquier fenómeno persuasivo, le invito a que no siga leyendo. No quiero hacerle perder el tiempo, y con esas convicciones ya podemos asumir que es usted idiota sin remedio, aunque debería plantearse como le he colado que visionara el programa de estudios de mi curso de manipulación. Podrá cursarlo o no, pero ya he conseguido que lo conozca ; )

En todo caso y para el resto, entre los que me incluyo, comenzaré por el final. Como a fin de cuentas mi entrada de esta ocasión pretende centrarse en los procesos de propaganda política, empezaré haciendo una valoración, absolutamente subjetiva, personal y nada profesional (o poco), de las estrategias generales que utilizan los principales partidos políticos, para a continuación (en la próxima entrada) describir algunos procedimientos más sistemáticos y habituales en este campo. Vayamos por partes como dijo Jack.

El Partido Popular tiene un serio problema de comunicación, pero dicho problema no está solo en sus estrategias de difusión del mensaje, sino en su propia configuración. Es un partido tan sumamente alejado de la realidad social, con una distancia tan enorme de sus miembros respecto de la vida de la mayoría, que obviamente no puede conectar con el ciudadano estándar.

Es por ello, que una estrategia bien conocida y utilizada como la identificación catártica, se convirtió en una auténtica pesadilla para ellos. Esta técnica consiste en utilizar una historia con la cual las personas se identifican fácilmente, lo que puede provocar una respuesta emocional positiva. La aplicación práctica de esta estrategia fue el caso de la niña de Rajoy en el famoso debate televisivo o el hilarante momento del niño de “los chuches”. Su problema fue que nadie le creyó la historia ni nadie se identificó con ella. ¿Por qué? Porque todos sabemos que en la vida de Mariano y sus colegas la crisis no genera ningún drama que impida llevar a sus hijas a estudiar a EE.UU. o que implique que a su hijo le rebajen la paga. Tiene para chuches y para tres Ferraris si le place, y ninguno vamos a llorar porque en vez de cuatro coches solo pueda pagarse tres.

Su oposición aprovecha este filón y lo hace ver como un partido lejano que busca los intereses de la clase más acomodada de la sociedad, lo que por cierto, ejecuta sin particular disimulo. Realmente, si no fuera por la actuación estelar de sus opositores, no se comería ni los mocos, ya que como hemos visto, las veces que ha ganado las elecciones no ha sido precisamente por méritos propios sino por deméritos ajenos.

El PSOE por otro lado, se rige por dos estrategias. La primera, muy eficaz, consiste en haber creado un discurso bastante idiotizante e infantil (el discurso infantil es una estrategia de manipulación ampliamente estudiada que limita el pensamiento) fundamentado en el estereotipo de erigirse como el partido prototipo de izquierda defensor de los trabajadores. Por ello son constantes sus apelaciones a este colectivo, a la izquierda, el miedo a la derecha… Su problema ha sido cagarla soberanamente cuando ha intentado integrar a nuevos colectivos (feminismo, ecologistas…) creando un discurso progre-guay (miembros y miembras…) propio de buenrollistas iluminados al margen de los problemas sociales reales, lo cual lo ha alejado de sus propios votantes. Si a eso sumamos que la incoherencia de sus dichos con sus hechos ya era difícil de ocultar, la debacle era obvia. En todo caso, hay que reconocerles que la publicidad (que no la propaganda) no la manejan mal.

Pero esa es la estrategia para los incautos,los crédulos, la principal consiste en haber configurado una red clientelar de la que depende el sustento de muchas familias. Esto lo podemos ver en Andalucía. Ahí no hay propaganda que valga, cuando las lentejas de tu familia dependen de que un partido gane las elecciones, se les vota y punto, ya haya escándalos de corrupción de ERES o de perres, seas de derechas, de izquierdas o de extremo diagonal. Aquí por supuesto, surge un problema, cuando pierdes tu condición de gobernante y ya no tienes qué repartir, corres el riesgo de que tu votante empiece a apoyar a otro partido que sí lo haga y le dé su parte del pastel. Así que o el PSOE recupera pronto su condición de gestor, lo que no parece probable, o su debacle puede ser de órdago. La estrategia de pagar al ambicioso es también muy efectiva, pero peligrosa. ¿Por qué? Porque alguien puede pagar más.

Izquierda Unida es la versión extrema del PSOE, en la propaganda y posiblemente en todo lo demás. Si el discurso del PSOE jamás proporciona un argumento, solo eslóganes, Izquierda Unida repite la jugada. En realidad, su estrategia siempre ha consistido en copiar la del PSOE yendo un paso más allá. Si el PSOE utiliza la estrategia del miedo con la llegada de la derecha, IU mete miedo con que vuelven los tiempos de Franco, si el PSOE apela a postulados feministas, los de IU hablan de la sociedad heteropatriarcal. Vamos, son lo mismo pero más. Y francamente, con la mezcolanza extraña de grupos y subgrupos que configuran IU bastante tienen con entenderse entre ellos, como para que los entendamos los demás. Eso sí, como en su seno hay un cierto sector importante donde el fanatismo dogmático campa a sus anchas, no es extraño que el rechazo a la crítica adopte formas a veces casi sectarias, con argumentos tan inapelables y peregrinos como mi adorado “es propaganda imperialista”.

propagandaimperialista

Todo lo que no me da la razón es propaganda imperialista y todo el que no esté de acuerdo conmigo es un facha

Los nacionalistas son mundo aparte porque hasta hace bien poco todos funcionaban en régimen de red clientelar a pequeña escala (tipo PSOE), lo que es más efectivo pues siempre se puede controlar más fácilmente la red en un contexto reducido que en un contexto territorial mayor. Pero después de los últimos acontecimientos, algunos han querido ir más allá y directamente han comenzado a funcionar a nivel de dinámica sectaria. Ya incluí anteriormente el enlace a las entradas de cómo utilizan los nacionalistas algunas técnicas de reforma del pensamiento.

Los nacionalistas catalanes me recuerdan en sus procedimientos propagandísticos a la Alemania de mediados del siglo XX: lenguaje bélico, disparo de emociones, utilización de símbolos, marchas de antorchas con intenciones místicas, creación de un enemigo malo malísimo… Pero hay un caso que por su similitud y lo que representa es altamente llamativo (y peligroso). Cuando los nazis en Alemania empezaron a desbarrar a lo grande (más si cabe que en sus orígenes), plantearon teorías hilarantes como la teoría de la tierra hueca, la descendencia germánica de los habitantes originales de Agartha y Shambala o chorradas esotéricas por el estilo sin ningún tipo de fundamento. Lo verdaderamente preocupante es que tales conocimientos se “validaron” socialmente en algunos casos por la aceptación de tales supuestos por muchos académicos de las Universidades alemanas. Y es que la connivencia con el poder, o simplemente el acceso a las subvenciones, puede hacer que un gran número de eruditos no tenga ningún reparo en avalar la estupidez más monumental si con ello va a obtener beneficios. Esto nos lleva de nuevo al origen del blog y los tres poderes que mueven el mundo, pero ejemplifica también algún fenómeno que podemos apreciar en las Universidades catalanas, y que cuesta entender cuando se observa desde una perspectiva externa.

Los nacionalistas vascos para eso son mucho más listos y con controlar su parcelita de poder (y de pasta) tanto cuando gobiernan como cuando no, tienen suficiente. Al menos de momento, porque ya veremos si se dejan contagiar por el fanatismo vecino.

Unión, Progeso y Democracia (UPyD) es otro que ha actuado con una absoluta torpeza. Mi partido o expartido (o lo que sea, porque aunque en teoría soy simpatizante ya no sé ni cuál es mi situación respecto a él), debería de replantearse su estrategia de comunicación de cabo a rabo. Con toda la lealtad que le guardo al proyecto y al partido (aunque algún personaje en concreto desee verme muerto y exorcizado) le invito con la mejor intención a que redefina su forma de comunicar.

Ya lo he dicho varias veces así que no voy a ir más allá: apelar al intelecto de la sociedad, a la argumentación racional, al análisis sereno y estudiado de las propuestas, al estudio de los puntos programáticos por parte de los ciudadanos, es garantía de un HOSTIAZO descomunal en los resultados electorales. Vale que el partido esté formado por mentes pensantes de alto nivel y rigor intelectual, pero la sociedad NO lo está. Por eso, en lugar de diseñar concienzudos análisis y programas gloriosos, deberían dedicarse a pensar titulares de no más de 140 caracteres. Puede que sea algo maquiavélico pero desde luego es infinitamente más realista. La sociedad que concede a Adán y Eva y a Sálvame la cuota de pantalla que tiene, no está para lecturas densas y barrocas y sesudos análisis reflexivos.

Esa es, entre otras, la razón por la que un partido como Ciudadanos, con un hacer que deja bastante que desear pero con unas estrategias comunicativas brillantes, le ha comido amplio terreno. De nuevo la palabrería ha sido mucho más valorada que los hechos, por lo que o UPyD empieza a jugar con esas reglas, o tiene los días contados.

Y por último Podemos, un partido que a base de repetir un diagnóstico que la sociedad quería escuchar, se ha hecho un hueco en el panorama político sin aportar ni una sola solución. Un ejemplo brillante de utilización de propaganda política con mayúsculas (como veremos) que sin duda le reportará grandes resultados. No es extraño que sus líderes provengan del ámbito universitario y que por tanto conozcan esas estrategias maquiavélicas de forma milimétrica. Estrategias que desarrollan con gran maestría y con intenciones más que evidentes para quien sepa leer entre líneas.

Es la antítesis de UPyD, sin haber hecho absolutamente nada y sin haber realizado ni la más mínima propuesta concreta, han conseguido ya su primer éxito simplemente aplicando las estrategias de manipulación más habituales utilizadas en el campo de la propaganda política, estrategias que describiré en la próxima entrada.

Salud y libertad…

Continuar a 2ª parte

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo Política

4 Respuestas a “Manipulación psicológica y partidos políticos (1ª parte)

  1. Ya estoy deseando leer la segunda parte.

  2. Pingback: EL QUE MEJOR CAIGA AL ELECTORADO, UN PROFESOR Y UNA ANÉCDOTA | josejazzspaces

  3. Pingback: LA OPORTUNIDAD PERDIDA (DEL PSOE) | josejazzspaces

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s